Con tan solo 1,5% de marketplaces a nivel global, su elección por los consumidores les lleva a acaparar el 50% de las ventas ecommerce. 

A pesar de ser la modalidad de ecommerce minoritaria, el marketplace es el formato que más consumidores atrae. Con un millón de páginas de comercio electrónico en marcha a nivel global, solo el 1,5% son marketplaces. Un porcentaje mínimo que acapara el 50% del volumen de negocio. 

  • Los consumidores españoles realizan el 39% de sus compras online en marketplaces y, casi la mitad (43%), ha aumentado su uso en el último año
  • Solo el 1,5% de los sitios de comercio electrónico son marketplaces, pero generan el 50% del volumen de negocios del comercio electrónico mundial
  • Para que un marketplace sea exitoso, es fundamental entender que se clasifican de diversas maneras como, por ejemplo, según el tipo de modelo de negocio, el tipo de inventario o el modo de gestión

Son datos de la compañía de pagos Mangopay, que ponen de manifiesto como a pesar del escaso número de marketplaces que existen en el mercado global de ecommerce, estos continúan acaparando el mayor grueso de negocio: un 50%. Una tendencia que irá en aumento, tal y como recuerdan desde Gartner Predict, que estiman que este año dicho porcentaje ascienda al 70%. 

Esto se debe a la preferencia de este formato por parte de más consumidores. En 2021, en nuestro país un 39% de usuarios realizaron sus compras digitales en marketplaces, y un 43% señala, además, haber aumentado su uso en el último año. 

Tres modelos de negocio

Business to consumer (B2C), consumer-to-consumer (C2C) y business-to-business (B2B), son los tres modelos de negocio más frecuentes.

Los  marketplaces B2C y C2C generalistas representan el 60% de todos los marketplaces, aunque la tendencia es que los marketplaces B2B vayan ganando cuota de mercado. 

  • En los marketplaces B2C las empresas venden a personas naturales. Se trata del tipo más habitual de modelo de negocio debido al constante crecimiento del comercio entre empresas y particulares, que ha ido complementando y reemplazando al comercio tradicional.
  • Por su parte, los marketplaces C2C ofrecen principalmente productos de segunda mano, artesanales y servicios personales. Por ello, son un sello distintivo de la creciente economía circular. Impulsados por la pandemia mundial, la creciente preocupación por la sostenibilidad o, simplemente, por necesidad económica, los consumidores han convertido los marketplaces de reventa y de colaboración en un indispensable. Algunas de sus ventajas son la mayor rentabilidad (al no haber intermediarios) y la conexión de los vendedores con una base de clientes más amplia, entre otras. Sin embargo, uno de los principales retos de este tipo de marketplaces es encontrar el modelo de precios adecuado para atraer a compradores y vendedores e implementar medidas de seguridad para proteger a las partes de las estafas.
  • Los marketplaces B2B están pensados para la relación entre empresas. Suelen exigir volúmenes mínimos de compra, por eso no son atractivos para personas físicas. Los marketplaces B2B pueden abarcar desde las plataformas de compra electrónica y de venta al por mayor hasta la logística y los servicios, y las empresas esperan un enfoque personalizado que tenga en cuenta las limitaciones de facturación, los pedidos al por mayor. Suelen ofrecer precios y pagos flexibles, y una atención al cliente avanzada.

Fuente: DA Retail