El Corte Inglés, Ikea o Carrefour, compañías citadas en el Libro Blanco por el elevado volumen de pedidos y repartos que acumulan. 

El pasado 4 de marzo la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha recibido del Comité de expertos el Libro Blanco, un informe en el que se recogen sugerencias en materia de fiscalidad, con el objetivo de modernizar el sistema fiscal español y adaptarlo a las necesidades actuales. Las recomendaciones expuestas, en cerca de 800 páginas, hacen hincapié en la fiscalidad medioambiental, la imposición en societaria, tributación de la economía digitalizada o de las actividades económicas emergentes.

El grupo de expertos, que se constituyó el 12 de abril de 2021, lleva trabajando 10 meses en la elaboración del Libro Blanco, con recomendaciones fiscales para el Gobierno. En este documento, aparece la conocida popularmente como ‘tasa Amazon’ en el apartado de fiscalidad medioambiental, como medida ante el repunte de transporte de pedidos en las ciudades

En concreto, el Comité ha recomendado en el documento que la nueva tasa adicional no sólo se aplique a compañías de comercio por internet, sino que se extienda a negocios tradicionales, “una tasa local por la ocupación del dominio público que se produce como consecuencia de la entrega a domicilio de paquetería. El tributo no debería recaer exclusivamente sobre el comercio por internet, aplicándose también sobre el comercio tradicional cuando se realice el presupuesto del gravamen para evitar tratamientos discriminatorios”

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, en el centro.
El Corte Inglés, Ikea, Carrefour

En ese sentido, no sólo se aplica a compañías o marketplace de la talla de Amazon o AliExpress, sino también a “comercios tradicionales” como El Corte Inglés, Ikea o Carrefour, compañías citadas en el documento por el notable volumen de pedidos y repartos que acumulan. Para este proyecto, el Gobierno está tomando como referencia el caso de Barcelona, que estudia “la implantación de una tasa que grave las entregas a domicilio de envíos por los operadores locales”, añadiendo el documento que esta tasa “se justifica por motivos fiscales, económicos, de ordenación territorial, urbanísticas y ambientales”. La alcaldesa del Ayuntamiento de Barcelona, Ada Colau, ha indicado que “este impuesto no se aplica a las entregas a domicilio en vehículos de menos de cuatro ruedas, autónomos, transportistas de reparto de mercancías entre empresas y entrega de paquetes en puntos de recogida”, como recoge el diario El Mundo.

Los expertos del comité no hablan aún de una cifra concreta aunque consideran que el impacto individual no será “excesivamente elevado”. Por su parte, Amazon anunció en 2021 que comenzaría a aplicar esta tasa y, “muy importante, a repercutirlo contra el usuario final”. En ese sentido, es probable que la nueva tasa adicional sea soportada por el consumidor.

Guerra. Reforma fiscal paralizada

La puesta en marcha de la reforma fiscal, que incluye las futuras posibles tasas de medioambientales o la mencionada tasa Amazon, está actualmente paralizada debido al conflicto bélico en Ucrania, que podría extenderse varios meses.

Fuente: DA Retail