Primark planta cara a los gigantes del ecommerce, aunque de una manera discreta. El gigante irlandés de la moda ‘low cost’ deja atrás su negativa de vender online y dará sus primeros pasos en el comercio electrónico. No obstante, no será una tienda virtual al uso: la cadena dejará que el cliente compre online, pero deberá ir a buscar su compra a la tienda, algo que se conoce como ‘click&collect’.

A finales de marzo lanzará una nueva web en Reino Unido y en otoño hará lo mismo en los otros 13 mercados donde está presente, entre ellos España. El objetivo es ofrecer a través de Internet el servicio de recogida de productos en la tienda una vez que han sido adquiridos a través de la web. En esta primera etapa no realizará entregas a domicilio porque sus directivos siguen pensando que no resulta rentable.

La cadena irlandesa podrá mostrar al mundo sus 10.000 productos, ofrecerá a los clientes información casi en tiempo real sobre la disponibilidad de los artículos en las tiendas y le permitirá extraer los datos de sus más de 24 millones de usuarios activos.

Esta decisión ha venido impulsada por parte de ABF, el conglomerado al que pertenece la cadena, ya que sufrió un fuerte varapalo bursátil tras las pérdidas de 1.300 millones que Primark sufrió en la pandemia al caer sus ventas un 75% tras el cierre de sus establecimientos.

Fuente: idealista