A un 25 % de españoles le causa estrés dejar de usar las mascarillas y a un 37 % no mantener la distancia de seguridad 

El Boletín Oficial del Estado publicaba  el Real Decreto 286/2022, de 19 de abril, por el que se modifica la obligatoriedad del uso de mascarillas en interiores. Solo será obligatoria en centros sanitarios, establecimientos sociosanitarios y en el transporte público. En centros de trabajo, en colegios o en tiendas ya no será exigible y se deja a las empresas la decisión.

Las cadenas comerciales han tomado medidas diferentes sobre el uso u obligatoriedad de la mascarilla en interiores, tanto para empleados como para clientes. Mientras Mercadona o Lidl establecen que el uso  será voluntario para sus trabajadores  y recomendado para «personas sensibles» al coronavirus, tales como embarazadas, mayores de 60 años o individuos inmunodeprimidos, Carrefour, Eroski, Mango o Cortefiel lo mantienen en sus centros de trabajo y en  El Corte Inglés es obligatorio en determinados puestos o relación con el cliente en la tienda.

¿Puede tener un efecto negativo  la no obligatoriedad de mascarilla en comercios, principalmente de alimentación, ante la falta de seguridad que produce en algunos consumidores?.

De momento, no hay datos. Si  los hay de la opinión o estado de inseguridad producida en los ciudadanos ante una medida política y económica que muchos científicos consideran prematura ante la actual circulación elevada del virus en España.

Según una encuesta realizada por Free Now, la súper App de movilidad de Europa, que tiene como objetivo analizar el FOGO (‘Fear of Going Out’) o el miedo a salir de casa de los usuarios europeos de la aplicación, a un 25 % de españoles le causa estrés dejar de usar la mascarilla y a un 37 % no mantener la distancia de seguridad.

Más del 60% de los españoles admite haber cancelado algún plan debido a la ansiedad por socialización en algún momento de la pandemia y el 11% reconoce hacerlo de forma regular.

Esto sitúa a España en la media europea, aunque alejado de países como Irlanda o Reino Unido, en el que hasta el 72% y el 69% de los ciudadanos ha admitido haber sufrido FOGO durante la pandemia, respectivamente. Los países que se han visto menos afectados por la ansiedad por socialización han sido Francia (54%) y Austria (52%).

Por su parte, al 37% de los españoles les produce estrés no mantener la distancia de seguridad, mientras que para el 25% su principal causa de estrés es viajar en transporte público, porcentaje que se incrementa hasta el 56% para aquellos que consideran que es un método de transporte estresante o muy estresante. Los medios de transporte más seguros y que generan menos estrés a la hora de usarlos en estos tiempos son el coche particular, el taxi (74% menos estresante) y los vehículos de movilidad individual (75% menos estresantes), como los patinetes, las bicicletas y las motos.

Españoles e Italianos, los europeos que más quieren socializar 

La encuesta también refleja los países que quieren volver antes a la normalidad y a la cabeza de Europa se encuentran los italianos y los españoles, con un 78% y 76% de ciudadanos que quieren recuperar el tiempo perdido por la pandemia, 14 puntos por encima de la media europea (62%).

Así, el 54,6% de los españoles se ven a sí mismos como personas muy sociables y son los que mejor percepción tienen de sí mismos de todos los europeos, 19 puntos por encima de la media europea. Las actividades que más se han echado de menos durante el periodo de pandemia han sido las reuniones sin restricciones con familiares y amigos (55%), viajar (53%), comer fuera (37%) e irse de fiesta (21%). Por último, sólo el 29% de los españoles quiere socializar menos ahora que antes de la pandemia, mientras que el 33% confiesa que ahora está más dispuesto a hacerlo que antes.

Fuente: DA Retail