Saltar al contenido

Desafíos de la logística y del ‘ecommerce’ en 2022

La última milla, la presencia en distintos ‘marketplaces’ y la sostenibilidad son algunos de los factores clave

La crisis energética y la escasez de materias primas en los centros de fabricación están afectando dramáticamente al sector logístico y al consumo. La escasez de contenedores de mercancías ha disparado las tarifas de los transportistas y agentes de carga. En dos años, el coste por transportar un contenedor de mercancías desde Asia hasta Estados Unidos se ha multiplicado por cinco, y la inflación y la inestabilidad política en Europa han agravado aún más la situación. Además, el sector adolece de una escasez de mano de obra que afecta de forma directa a la calidad de los servicios. Siendo optimistas, la situación no se normalizará hasta 2023.

A pesar de la incertidumbre, España es uno de los países europeos en los que más crece el comercio online. Durante la pandemia, experimentó un incremento estratosférico del 36% y un año más tarde siguió expandiéndose por encima del 17%, convirtiéndose en el decimotercer mercado más grande del mundo, con unos ingresos de 27.000 millones de dólares, según Statista Digital Market Outlook.

Los españoles se han acostumbrado a comprar a base de clics. Según el informe State of Online Marketplaces Adoption de 2022, de la empresa Mirakl, el 61% de los españoles compra de forma habitual en marketplaces. Este nuevo hábito les ha llevado a ser más exigentes en sus experiencias de compra. Por ejemplo, demandan una rapidez nunca antes vista –pedidos en menos de 24 horas– y un servicio de envío gratuito o con un coste mínimo. Este último reto, más conocido como el problema de la última milla, supone un rompecabezas para las empresas que trabajan en el sector de los marketplaces.

La entrega rápida sin coste para el consumidor es extremadamente cara para el distribuidor y puede suponer más del 50% del coste total de todos los envíos. Por eso, las empresas que no cuenten con una infraestructura logística adecuada o una estrategia que identifique todos los procesos de las cadenas de suministro –desde la fabricación hasta la entrega final– tendrán serios problemas para posicionarse en el mercado online.

Otro factor relevante que afecta a las decisiones de compra es la sostenibilidad. Más del 70% de los consumidores pagaría un 5% más por productos de calidad y fabricados de forma sostenible, según McKinsey. Además, la comercialización de productos sostenibles en los mercados online ha crecido 5,6 veces más rápido que la venta de productos que no lo son.

Por otro lado, muchos consumidores acuden a los marketplaces porque pueden comparar productos de diferentes marcas en una misma plataforma. Las compañías de retail ya no se conforman con un ecommerce propio. Buscan estar presentes en varios marketplaces –no solo en Amazon– para diversificar el riesgo y conseguir llegar a más clientes potenciales. La dificultad estriba en resolver cómo se unifican las operaciones en diferentes plataformas online. Por ejemplo, una empresa que vende en Amazon y Alibaba, si no tiene un control de su stock global, puede llegar a tener una falta de suministro o retrasarse en los envíos.

Debido a esta complejidad, se han incrementado las compañías, conocidas como 3PL (third-party logistics providers), que buscan ofrecer un servicio integral para que las empresas del sector tengan un mayor control del proceso logístico. Ya no solo hay que tener en cuenta el transporte y los almacenes, sino el diseño de los productos que se cuelgan en las plataformas online, el posicionamiento de los mismos a través de palabras clave, la automatización de pagos y del control del stock, los reembolsos y las devoluciones, las estrategias de fijación de precios o la atención al cliente. Hasta ahora, las empresas tenían varios proveedores que estaban especializados en un ámbito del proceso. El problema es que, si uno fallaba, la cadena se rompía. Gracias a la tecnología, actualmente se pueden unificar todos los servicios, de forma que las empresas solo tienen que acudir a un único proveedor capaz de gestionar todo su negocio online. Se estima que el mercado de las 3PL crecerá con una tasa de crecimiento anual compuesta del 8,5% a nivel mundial.

Este nuevo panorama facilita enormemente a las empresas su proceso de internacionalización, ya que no tienen necesidad de invertir en infraestructura, almacenes o transporte en otros países. Contratar a una 3PL que sea capaz de gestionar su logística y marca en las diferentes plataformas online es una inversión menos costosa, al mismo tiempo que reduce riesgos frente a un momento de inestabilidad como el que estamos viviendo.

Nos encontramos ante una encrucijada: la demanda del comercio online sigue creciendo de forma notable y parece que los problemas logísticos continuarán a medio plazo. Las empresas ganadoras serán aquellas que cuenten con una consultoría logística de calidad, apuesten por la diversificación en los diferentes mercados online y sepan satisfacer las demandas de envíos exprés y sin coste por parte de los consumidores. No es un reto fácil.

Luca Brighenti es CEO de 3PW España

Fuente: Cinco Días

AGECU