Saltar al contenido

Comercios de Málaga contra la violencia de género

Estudiantes de tres centros educativos de la capital colocan pegatinas violetas en los comercios para concienciar sobre el problema y prestar apoyo a las mujeres maltratadas

Ismael, Amin y África se han convertido en abanderados de la lucha contra la violencia de género. Aunque apenas tienen diez años, su afán por encontrar soluciones contra esta lacra ha contagiado a numerosos comercios del Centro, que se han convertido en puntos violeta y, por tanto, espacios seguros para las mujeres que sufren violencia machista.

Los tres estudian en el CEIP Nuestra Señora de Gracia y este jueves han sido los encargados de colocar la pegatina violeta que ya lucen los primeros establecimientos de la ciudad. La iniciativa forma parte del proyecto ‘Escuela espacio de paz’ y en ella están participando el colegio de Prácticas Número 1, el Instituto Gaona y el referido Nuestra Señora de Gracia. «No vamos a parar hasta que todo el Centro sea punto violeta», avanzan.

A diferencia de otras iniciativas relacionadas con la violencia machista, ésta tiene la particularidad de que surge en la propia escuela, y desde ahí irradia al resto de la ciudad. Los estudiantes de los centros participantes recibieron hace meses una charla sobre la problemática y la hicieron propia. A raiz de ahí comenzaron a concienciar a sus propias familias y a los negocios de su entorno. «Vieron que apenas había puntos violeta en la ciudad y propusieron poner en marcha esta campaña», explican sus profesores.

Estudiantes reparten publicidad por el Centro.

Estudiantes reparten publicidad por el Centro. / MIGUE FERNÁNDEZ

Una vez captado el interés de las familias, los centros contactaron con el área de Comercio del Ayuntamiento de Málaga y con la asociación de comerciantes Asociación Centro Histórico de Málaga-CCA, que no dudaron en sumarse a la iniciativa e incluso hacerla propia. En un primer barrido por el Centro, ayer se colocaron pegatinas distintivas en Yves Rocher, Valerio Luna, José Luis Joyeros, Mimikoko, Joyería Luján y Sanatorio Estilográfico. Se espera que en próximas semanas se sumen nuevos establecimientos.

A partir de ahora, los negocios asociados a la iniciativa muestran en su escaparate una pegatina violeta con el lema ‘La violencia machista la paramos unidas’ y un código QR que al escanearse ofrece una guía de actuación frente a la violencia machista. El objetivo es que todas las mujeres que se sientan acosadas o agredidas sepan que en esos negocios podrán sentirse seguras, ya que les van a ofrecer cobijo ante potenciales agresores mientras se avisa a la policía.

Comercio, seguro y útil

La gerente de la asociación de comerciantes, Fuensanta Villalobos, añade que la campaña se enmarca dentro de su programa ‘Centro comercial abierto y seguro’. «Los comercios estamos para ayudar a las personas, y con esto queremos que los ciudadanos sepan que podemos aportarles aún más utilidad». En esta línea, avanza que la asociación también dispondrá de un punto de atención violeta en su caseta de la Feria de Málaga, que se ubica en el Colegio de Prácticas Número 1.

En la primera pega de distintivos también participaron el concejal de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga, Francisco Pomares, y la coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer en Málaga, María Encarnación Santiago Toro, que se congratularon de la puesta en marcha de una campaña que va a ayudar a sensibilizar a la población. «Toda la ciudadanía debe estar cada vez más concienciada de esta problemática que puede ocurrir en cualquier lugar y a cualquier edad», opinaba Santiago Toro.

Pomares, por su parte, se ha congratulado de que la campaña se ponga en marcha en el Centro y ha deseado que cada vez sean más comercios los que se sumen a la iniciativa. Además, ha animado a los bares de copas a realizar una campaña similar. «Se trata de una llamada de atención para que todo el mundo sepa que puede ayudar ante una situación de este tipo», ha dicho.

El punto violeta es un instrumento promovido por el Ministerio de Igualdad para implicar al conjunto de la sociedad en la lucha contra la violencia machista y extender la información necesaria para saber cómo actuar ante un caso de violencia contra las mujeres. En la capital, el primer punto en incorporarse fue el Colegio de Prácticas Número 1, que lo es desde el pasado mes de noviembre. Junto a los comercios referidos también se han sumado a esta iniciativa otras tiendas como la Óptica Fernández Baca o la tienda de moda Silbon.

Fuente: diariosur

AGECU