En 2021, más de 30.000 españoles renunciaron a su puesto de trabajo de manera voluntaria, confirmando el efecto contagio de La Gran Renuncia estadounidense al mercado español. ¿Entre los motivos principales? La falta de buenos líderes, bajos salarios y poca flexibilidad.

La fuga de talento llega al mercado español. El estallido de la pandemia supuso un antes y un después en el entorno macroeconómico, geopolítico y cultural. Desde entonces, mientras algunos profesionales han preferido aferrarse a sus puestos de trabajo, muchos otros han dado un giro de timón a sus trayectorias profesionales en busca de nuevas oportunidades de empleo con mejores condiciones salariales, más flexibilidad y oportunidades de crecimiento. Esta tendencia conocida como La Gran Renuncia, que comenzó en Norteamérica y ha ido expandiéndose paulatinamente a otros mercados hasta llegar a España, se ha detectado, sobre todo, en los sectores del retail y la restauración.

En el mercado español, un dependiente que trabaje en una marca de moda premium o de lujo puede cobrar entre 18.000 euros y 27.000 euros anuales, respectivamente, y el sueldo de un director de retail se eleva hasta 110.000 euros, un 10% más que el salario establecido para un director de ecommerce con más de diez años de experiencia en el sector. Sin embargo, en otros países como en Alemania, el salario anual para un dependiente asciende hasta 33.000 euros para una marca de moda premium y 45.000 euros para una marca de moda de lujo. En paralelo, en ciudades como Hamburgo o Berlín, el sueldo anual del director de retail está establecido en más de 130.000 euros, el mismo sueldo que en un director de ecommerce senior.

En general, la fuga de talentos viene predeterminada por varios motivos: la falta de un buen líder, mal clima laboral, imposibilidad de crecer, mala comunicación interna y por falta de compromiso con la empresa, apunta el informe Estudio Salarial Sectorial 2022, elaborado por la consultora Luxe Talent, con el que ha analizado más de doscientos procesos de selección. “Una de las motivaciones de la actual fuga de talento está en la mentalidad tradicional de las empresas, que buscan que sus trabajadores estén en el escritorio de nueve de la mañana a seis de la tarde; pero un verdadero talento no está dispuesto a hacerlo”, señala la consultora.

En España un director de retail puede llegar a cobrar un 10% más al año que un director de ecommerce

Además, Luxe Talent también señala que la segunda motivación principal para la renuncia de los trabajadores en estos sectores se debe a que, después de la pandemia, dan más importancia a la vida privada. “Estamos observando una tendencia creciente en que los profesionales centran la búsqueda de empleo en proyectos que ofrecen un mayor equilibrio entre la vida personal y la profesional”, explica Luxe Talent, apuntando a que la flexibilidad será una cualidad cada vez más valorada para atraer y retener talento profesional.

En otros países de la Unión Europea, como en Francia, un empleado puede llegar a ingresar entre 21.000 euros y 36.000 euros anuales como dependiente de tienda, mientras que, en Italia, el salario para el mismo puesto va desde 22.000 euros hasta 35.000 euros. En ambos países, un director de retail puede llegar a embolsar hasta 150.000 euros en un año, casi el doble que un director de ecommerce, que en Francia cobraría 80.000 euros anuales y en Italia puede llegar a ingresar hasta 90.000 euros.

Dentro de las fronteras europeas, el salario anual de un dependiente de retail se estira entre los 33.000 euros y 45.000 euros en Austria, llegando a multiplicar esta última cifra por tres para un director. Suiza, por su parte, tiene el mayor salario establecido: un sales assitant puede llegar a cobrar desde 50.000 euros para una marca de moda premium y hasta 70.000 euros para una firma de moda de lujo, mientras que un area manager cobra más de 180.000 euros anuales.

Entre las razones que motivan a La Gran Renuncia en España se encuentran la falta de buenos líderes y los bajos salarios

La Gran Renuncia llega a España. Desde que comenzó la recuperación del coronavirus, más de cuatro millones de estadounidenses han dejado sus trabajos mensualmente. Según La Vanguardia, más de 30.000 españoles decidieron renunciar a su empleo de manera voluntaria en 2021, cifra que podría ir en aumento en los próximos meses. En otros países europeos como Italia, el número de dimisiones ascendió hasta un millón el año pasado, motivadas, sobre todo, por los bajos sueldos y el agotamiento de los trabajadores tras el incremento de responsabilidad en sus puestos tras la pandemia.

Este fenómeno, que todavía se encuentra lejos de llegar a los niveles de Norteamérica en España, ya ha alarmado al Gobierno del país. El pasado 4 de mayo, Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y Economía Social y vicepresidenta del Gobierno, anunció que iba a convocar a empresas y sindicatos para abordar La Gran Renuncia junto a la nueva ley de Formación Profesional, incluyendo una serie de medidas como el incremento de los salarios en el entorno de la inflación y la volatilidad económica.

Fuente: modaes.es