El sector facturó 8.902 millones de euros el año pasado, el mínimo en toda la serie histórica, que comenzó en 1997. Es la segunda mayor caída de la serie, tras el desplome de 2020. 

La moda no remonta con la reapertura. En 2021, el comercio minorista de ropa y complementos en España se contrajo otro 16,17%, tras la caída histórica registrada en 2020, según los datos del informe El Comercio Textil en Cifras, elaborado por la Asociación Española del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex).

El sector facturó sólo 8.902 millones de euros en 2021, el mínimo de la serie, que comenzó en 1997, y está muy lejos de los 18.078 millones de euros de ventas registradas en 2019, el último año antes del estallido de la pandemia.

El descenso es, además, significativamente mayor que el estimado en enero por Acotex, que se situaba en el 13,1%. Las continuas restricciones a lo largo del año para contener las sucesivas olas de la pandemia explican buena parte del descenso, a pesar de que la base comparable era históricamente baja.

Pero no sólo la facturación se redujo en 2021: el resto de indicadores, tanto la red de puntos de venta como el número de empleados, siguió reduciéndose. La red comercial marcó un mínimo de 44.672 puntos de venta, frente a los 47.101 establecimientos de 2020 y las casi 62.000 tiendas de 2019.https://datawrapper.dwcdn.net/tHtlw/1/

En consecuencia, la plantilla del sector se contrajo un 4,98%, hasta 163.846 personas, alejándose cada vez más de la barrera de los 200.000 trabajadores que perdió en 2018. La facturación por empleado se desplomó un 11,78%, hasta 54.332 euros.

Por canales, el año pasado siguió acelerándose la tendencia que ya ha dominado el sector durante décadas: las cadenas han seguido ganando peso, llegando al 38,1% del total, y el multimarca ha marcado un nuevo mínimo de sólo el 8,9%.

Por su parte, los grandes almacenes continúan estables, con una cuota del 8,9%, y los supermercados también han aguantado, en el 28%, tras marcar un máximo en 2021 por el cierre del resto de superficies. Los outlets, los grandes ganadores durante la crisis, se mantienen en torno al 15%.

El peso de la moda femenina sobre las ventas totales ha marcado un mínimo histórico

La pandemia deja también un mix de subsectores diferente, y que se asemeja al registrado durante la Gran Recesión. La mujer ha perdido peso sobre el conjunto de las ventas y ha marcado un mínimo de sólo el 34% del total, mientras que la moda infantil ha escalado hasta el 15%, el máximo desde que hay registros.

El hombre, por su parte, ha repuntado cuatro décimas porcentuales, hasta el 32%, aunque está por debajo del peso que tenía antes del estallido de la pandemia. El hogar, uno de los grandes ganadores de 2020, ha reducido su peso hasta el 19%, aunque se mantiene en máximos.

Por comunidades autónomas, apenas hay variación. Los grandes núcleos poblacionales se mantienen en el podio, con Madrid a la cabeza, con un 17,09% de la facturación total, seguido de Cataluña, con un 16,25%, y Andalucía, con un 15,47%.

Según estimaciones de Acotex, la moda ha continuado perdiendo relevancia en el presupuesto de los españoles, pese a la reapertura generalizada del comercio en 2021. Los españoles destinaron sólo el 4,6% de su presupuesto a vestido y calzado, frente al 17,5% de la alimentación y el récord histórico de la vivienda, que llegó al 36% por la subida de los suministros.

Fuente: modaes.es