Diez años después de que se aprobara la Ley de Ordenación de la Actividad Comercial de Canarias y reguladora de la licencia comercial, el Gobierno regional impulsa una nueva normativa que pone sobre la mesa, otra vez, el debate sobre la apertura dominical y de festivos de los comercios del Archipiélago. 

Un texto que busca flexibilizar, entre otras cuestiones, los horarios del sector o las licencias comerciales. Sin embargo, esta no es la primera vez que en las Islas se trata de establecer un mayor margen de apertura al sector comercial.Durante la tramitación de la normativa vigente, en el año 2012, se buscaba permitir que, como ocurre en otras regiones de España, los comercios pudiesen abrir sus puertas los domingos y festivos. Sin embargo, en aquella ocasión la noticia no fue bien recibida, principalmente por los pequeños comerciantes, que alegaban que dicha opción les abocaría a su desaparición. Así, tras un intenso debate, se determinaron las denominadas las ‘zonas de mayor afluencia turística’ que daba luz verde a que los comercios, durante un periodo determinado del año, pudiesen abrir los domingos y festivos.

Es lo que ocurre, desde este mes de mayo, en ciudades como Barcelona, cuyo ayuntamiento amplía los domingos de persianas abiertas de 15 a 32 al año, entre mayo y septiembre, para las zonas de mayor afluencia turística en la Ciudad Condal. No obstante, hasta la fecha, la comunidad autónoma que ofrece una mayor flexibilidad a la hora de permitir a su sector comercial abrir sus puertas cualquier día del año es Madrid. La capital del país, desde el año 2012, permite a sus comerciantes a elegir tanto sus días de apertura como el horario de actividad. Pese a ello, previamente a estas dos normativas, los comercios de menos de 300 metros cuadrados, siempre han contado con dicha facilidad.

Ahora, la Consejería de Comercio del Gobierno de Canarias reactiva el Observatorio Canario de Comercio, con el objetivo de trabajar en la creación de un nuevo marco regulatorio. Este órgano está integrado por representantes de la administraciónde organizaciones empresariales del pequeño comerciode los supermercados y de las grandes superficies, así como de organizaciones sindicales y de consumidores. Así, el Archipiélago busca adaptar su marco normativo a las nuevas formas de comercio y a los nuevos perfiles de consumidores, que han impulsado, principalmente desde el estallido de la pandemia, el comercio electrónico.

El órgano también buscará revisar y simplificar el actual procedimiento para otorgar las licencias, “adaptándolo a la normativa europea y evitando el engorroso procedimiento existente sobre todo cuando se trata de aperturas de supermercados o cuestiones como los Planes Territoriales de Grandes Equipamientos Comerciales”, tal y como señaló la consejera del área, Yaiza Castilla. No obstante, el gran debate se centrará en dichas aperturas dominicales y de festivos. La normativa vigente establece que no podrán abrir más de 16 días que cuenten con dicha consideración, y daba la posibilidad de apertura en caso de coincidencia de dos festivos consecutivos, en época de rebajas o durante la campaña de Navidad.

El texto reformado es, según la consejera, una “oportunidad” para flexibilizar el régimen de máximos y mínimos de aperturas, “respetando los límites de la legislación básica” pero “permitiendo mayor elasticidad en función de las necesidades de los consumidores, de los derechos de los trabajadores del sector y del desarrollo del tejido comercial y empresarial de Canarias”. Asimismo, permitirá a las zonas comerciales abiertas, por primera vez, tener su propio espacio con el objetivo de impulsar movimientos asociativos y de cara a que puedan participar en proyectos con fondos públicos.

Fuente: maspalomasahora