Funcas eleva su previsión de IPC promedio para todo el año hasta el 7%

La inflación se ha moderado en España en abril respecto a marzo, al registrar el IPC un incremento del 8,3%, frente al 9,8% que alcanzó el mes anterior, según ha confirmado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Se trata de la mayor bajada que se registra en un sólo mes en los últimos 35 años y ha estado marcada por el efecto base -se compara ya con un mes de abril del año pasado en el que los precios empezaban a subir un poco más (el 2,2%)-, por el menor incremento de los precios de la energía y por el impacto de la bonificación de 20 céntimos por litro de carburante que aprobó el Gobierno y entró en vigor el 1 de abril, y que ha servido para contener las subidas de la gasolina y el gasóleo. De hecho, en un escenario de políticas constantes -sin medidas-, el IPC de abril habría sido del 9,3%.PUBLICIDAD

Aunque la moderación del índice general es una buena noticia para el poder adquisitivo de las familias en España y para la competitividad de las empresas, hay dos aspectos que ensombrecen la lectura. Por un lado, los precios en España siguen subiendo más que en el resto de países europeos: en Francia repuntaron un 4,8% en abril; en Italia, un 6,2%, en Portugal, un 7,2%; y en Alemania, un 7,4%; y, por otro, la inflación subyacente ha registrado la mayor subida desde diciembre de 1995.

Así, el índice que no tiene en cuenta la evolución de los productos energéticos y los alimentos frescos -por ser más volátiles- se ha disparado en abril 1,8 puntos frente a marzo lo que sitúa la tasa interanual en el 4,4%.

Esto se traduce en que más de la mitad de los bienes y servicios que consumimos (en concreto 107 de los 199 artículos cuyo precio rastrea el INE mes a mes) suben ya por encima del 4%. Hace cinco meses, en diciembre, cuando el IPC general subía un 6,5%, sólo 49 productos de esos 199 se encarecían por encima del 4%.

Se demuestra así el contagio de las subidas de precios a toda la cesta de consumo y se avivan las preocupaciones de los bancos centrales, que antes apelaban a la tranquilidad asegurando que la tasa subyacente se encontraba cerca del límite de 2% que determina la estabilidad de precios. En EEUU, la inflación subyacente está ya en el 6,2% y la Reserva Federal ya ha reaccionado con la primera subida de tipos desde el año 2000.PUBLICIDAD

Con esta evolución de los precios, Funcas ha decidido subir su previsión de inflación promedio para el conjunto del año hasta el 7% (dos décimas más que en la anterior previsión), siempre que se cumpla su escenario central de que el precio del petróleo se mantenga en torno a los 105 dólares. Si el crudo sube a 120 dólares, entonces la tasa media general será del 7,9%; mientras que si baja hasta los 90 dólares, el IPC promedio podría quedar en el 6,5%. Todas las previsiones muy por encima de la inflación promedio de 2021, que fue del 3,1%.

LA ELECTRICIDAD, UN 35% MÁS CARA QUE HACE UN AÑO

En España, los gastos asociados a la vivienda (agua, electricidad, gas, etc.) siguen siendo los que más suben, un 18,8% interanual en abril; seguidos del transporte (por el precio de los combustibles), un 12,8%; los alimentos y bebidas no alcohólicas, que suben ya un 10,1%; y los restaurantes y hoteles, que son un 5,8% más caros que hace un año.

Artículo por artículo, destaca el encarecimiento de algunos aceites comestibles que son hoy un 96,2% más caros que hace un año. El aceite de oliva, en concreto, ha subido un 42,5%, lo que supone que si la botella de un litro costaba hace un año 3,60 euros, hoy se vende a 4,95 euros.

Le siguen en subida los combustibles líquidos que se utilizan para calefacción, con una subida del 95,7%, y los hoteles, hostales y otros alojamientos, que son en abril un 50,5% más caros que en 2021, cuando todavía no se había recuperado la movilidad territorial por la pandemia y seguían canceladas festividades como la Semana Santa o la Feria de Abril.Más en El MundoLa inflación se dispara el Reino Unido al 9%, el máximo en 40 añosEl Banco de España tumba la complacencia del Gobierno: «Somos la gran economía del euro que peor lo ha hecho»

La electricidad sigue siendo un 34,9% más cara que hace un año, pero el incremento interanual de este mes es muy moderado en comparación con el del mes pasado, cuando los precios subieron un 107,8%; el butano y propano suben un 33,4%; mientras que el gasóleo sube un 32,1% y la gasolina, un 16,3%. Ambos moderan sus incrementos frente a los de marzo, del 45,6% y 33,6%, respectivamente.

Dentro de los alimentos, además del aceite, lo que más sube es la pasta (25%), las harinas y otros cereales (23,2%), los huevos (21,6%), las salsas y condimentos (15,2%), otros productos de panadería (14,5%), la leche entera (14%), la desnatada (13,8%), la mantequilla (12,8%), las legumbres y hortalizas frescas o refrigeradas (12,8%), las patatas chips (12,8%) y la carne de ave (12,7%).

Fuente: El Mundo

Etiquetas: