Los comportamientos de compra de los trabajadores se ha adaptado a los cambios que ha introducido el comercio tradicional, con una mayor demanda y más posibilidades de consumo.

La dinámica de teletrabajo, que se ha ido imponiendo en los dos últimos años en España de manera parcial o total por motivo de la pandemia covid, ha impulsado de manera paralela otras actividades ligadas a internet como la actividad comercial online.

Según los datos de la consultora digital Aecoc Shopperview, un 32% de los trabajadores españoles que realiza parte o toda su jornada laboral desde su casa, y de ellos, el 39% ha aumentado su frecuencia en las compras online, un porcentaje muy superior al 24% de la población general que ha acudido más al e-commerce en los últimos meses.

El cambio de hábitos que ocasiona el teletrabajo ha influido en los hábitos de compra. Así, el 61% de los que trabajan desde casa asegura que ha reducido sus desplazamientos diarios, lo que reduce las oportunidades de compra en trayecto y en tienda física, lo que favorece el consumo por medio de las tiendas online y la entrega de los productos a domicilio.

Asimismo, el informe señala el peso que ha adquirido la consolidación del canal online para compras de gran consumo, tras el gran crecimiento vivido desde el inicio de la pandemia. El barómetro destaca que siete de cada diez consumidores compra productos de gran consumo por internet, una cifra que se mantiene estable desde febrero de 2021.

La adaptación de las tiendas físicas al mundo digital está siendo fundamental en este sentido, al igual que a la hora de fidelizar a sus clientes y ofrecer diferentes tipos de servicios, como la compra con pagos seguros, la posibilidad de recoger el pedido online en tienda o la posibilidad de realizar encargos y reservas con antelación.

Esta evolución del comercio tradicional en su adaptación digital ha hecho que el 92% de los usuarios exprese una satisfacción media o alta en su experiencia con el e-commerce y le ponen una nota media de notable.

Fuente: laregion