El nuevo presidente del mercado, Jordi Mas, demanda para ello mejoras en la movilidad y en la seguridad

En enero de 2023 empezará la mejora del suelo, y recientemente, se crearon dos plazas dentro del mercado, y se ensancharon algunos pasillos

El histórico Mercat de la Boqueria, en pleno centro de Barcelona, estrena presidente: Jordi Mas, consultor en temas de comercio y hasta ahora vicepresidente de la entidad. En una entrevista a Betevé ha señalado los nuevos objetivos que su junta ha establecido, unas metas que son continuistas respecto de la anterior junta, pero teniendo en cuenta que el mercado «ha de evolucionar con los nuevos hábitos de consumo«.

Uno de los principales puntos que la nueva junta quiere abordar es la captación de nuevos clientes entre los residentes en Barcelona. Concretamente, Jordi Mas ha expuesto que quieren «lograr un equilibrio entre los clientes barceloneses y los internacionales. El tráfico hasta ahora era más o menos de 65 turistas y 35 locales, que en algunos momentos ha llegado al 70/30. Lo ideal sería el 50/50. Necesitamos a los barceloneses para que nos ayuden a sacar adelante al mercado».

Sin embargo, Jordi Mas también apuesta por el «equilibrio de la rentabilidad de los paradistas«, en alusión al mayor valor añadido de algunos productos para turistas. Al mismo tiempo, ve la alternativa en el hecho de que «generamos riqueza a partir del producto local» argumentando que la mayoría del producto en la Boqueria es local y puede significar todo un descubrimiento para el visitante internacional. «Nosotros internacionalizamos la ciudad desde casa«, sentencia.

Movilidad y seguridad

Jordi Mas insiste en que «La Boqueria ha de ser un mercado también para los barceloneses. Queremos que los barceloneses vengan«, pero también avisó de que «la gente se queja de los problemas de movilidad. Y también creo que les da pereza».

En este sentido, el nuevo presidente de La Boqueria demandó una mejora de la movilidad en el centro de Barcelona. Incluso afirmó a nivel general que «la falta de movilidad afecta al pequeño comercio, y La Boquería es pequeño comercio. Su caja se reduce y la aprovechan las grandes superficies«. Una de las medidas que baraja Jordi Mas para mejorar esta movilidad es pactar con el Ajuntament «poner un autobús público que se llame Bus-Boquería, o Bus-Barcelona-Boquería para que los barceloneses puedan venir con más facilidad. Serían lanzaderas hasta La Boqueria«.

Multitud de clientes en el pasillo central del Mercat de la Boqueria
Multitud de clientes en el pasillo central del Mercat de la Boqueria

Para que los barceloneses vuelvan a la Boqueria, Jordi Mas cree que también debe haber más seguridad, y extiende su reflexión a toda Ciutat Vella. Demanda más iluminación, «que haya luz, que haya color y que la gente pueda venir y disfrutar«, reclama Mas. Simultáneamente, el nuevo presidente de La Boqueria, opina que «la pereza de los barceloneses de bajar al centro es una pereza de inseguridad. Muchas veces piensan, ¿qué pasará si bajo al centro? No diría que es miedo, pero sí que esta situación puede provocar que busquen alternativas».

Reforma compleja

La nueva junta del Mercat no se plantea como prioritaria una reforma del recinto. Jordi Mas explica que «la reforma de un mercado es un proceso complejo, pero la reforma del Mercat de la Boqueria es aún más complejo porque tenemos 4.800 metros cuadrados y más de 200 tenderos«. En enero de 2023 empezará la mejora del suelo, y durante la pandemia, ya se crearon dos plazas dentro del mercado, y se ensancharon algunos pasillos para esponjar el espacio. Jordi Mas afirma que es necesario «mejorar la movilidad dentro del mercado» y favorecer que el cliente vea todas las paradas, ya que según Mas, ahora «la mayoría solo ve las cuatro calles principales«.

Sobre la ampliación de la oferta en las paradas, el nuevo presidente cree que «mirando los nuevos hábitos de consumo, La Boqueria no tiene ninguna tienda vegana». Otra posibilidad es que pueda haber degustación en el mercado. Mas piensa que «que tenemos que evolucionar como mercado con los nuevos hábitos de consumo, y la degustación es una buena forma de que el profesional pueda explicar mejor su producto«, pero es un tema que «hay que trabajar» con las ordenanzas municipales.

Actualmente hay diez zonas de restauración en La Boqueria, algunas gastronómicas y otras de producto del mercado.

Fuente: 20minutos