El incremento de estos costes se está trasladando ya al precio final al que los clientes compran los productos, aunque de una manera más lenta que el IPC general, según la patronal Anged.

La factura de la luz de la gran distribución (El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo o Eroski, entre otras compañías) se ha disparado el 75% en el último año, según datos de la patronal Anged, que ha realizado una estimación media del aumento con las cifras aportadas por estas empresas.

En concreto, recoge Vozpópuli, esta entidad señala que dicho aumento se debe a que es un «sector intensivo en consumo eléctrico», lo que se refleja desde la iluminación habitual de las tiendas hasta la electricidad necesaria para refrigerar alimentos en neveras o cámaras.

El incremento de estos costes se está trasladando ya al precio final al que los clientes compran los productos, aunque de una manera más lenta que el IPC general (en marzo, la diferencia entre el IPC general y el índice de alimentación es de tres puntos, del 9,8% al 6,8%).

También la guerra de Ucrania ha acentuado la subida de precios de combustibles y energía, mientras que en España el paro de transporte se materializó «en subida de precios de alimentación no elaborada por acaparamiento», explica Anged.

Anged considera necesario realizar una profunda revisión de las normas vigentes o previstas y dotar a las empresas de un marco de flexibilidad

A la vista de este escenario, la patronal considera necesario «realizar una profunda revisión de aquellas normas vigentes o previstas que representen un incremento adicional de los costes de las empresas» y «dotar a las empresas de un marco de flexibilidad imprescindible para cumplir los objetivos y ajustarse a las nuevas condiciones del entorno económico».

PREOCUPACIÓN TAMBIÉN EN EL PEQUEÑO COMERCIO

Anged subraya que no solo los grandes retailers están notando en su recuperación el golpe de la luz. De hecho, el pequeño y mediano comercio lleva meses alertando de su preocupación por los efectos de la inflación en las tiendas.

«Preocupa especialmente el reflejo de la actual dinámica de inflación en el precio final del los productos y la consiguiente afectación en la capacidad de gasto de las familias», explicaba recientemente la Confederación Española de Comercio (CEC). «Además, el posible aumento de los costes sobrevenidos referenciados a la evolución del IPC para las pymes y autónomos del comercio es otro de los factores que puede lastrar la recuperación del sector», añadía.

Fuente: foodretail