El grupo chino abre un pop up store como proyecto piloto

La mantendrá entre el 2 y el 5 de junio

Está arrasando en Internet y quiere lanzarse ahora también al mundo físico. El próximo mes de junio, entre los días 2 y 5, Shein abrirá la primera pop up store en Madrid. Una tienda temporal que lanzará una colección de verano con la que pretende plantar cara a Inditex. El establecimiento estará ubicado en la calle Sandoval número 3, a tan solo 100 metros de la tienda de Zara en la calle Fuencarral. El horario de apertura será de 14:00 a 22 horas el jueves, de 10:00 a 22:00 horas el viernes y sábado, y de 11:00 a 20:00 horas el domingo.

Shein fue fundada en 2008 por Chris Xu. Actualmente, opera en 150 países de todo el mundo y cuenta con tiendas físicas en Francia, Estados Unidos y México. Todo esto ha convertido al gigante textil chino en uno de los pure players de moda que más rápido ha crecido en Occidente en los últimos años.PUBLICIDAD

Según adelantó Bloomberg, Shein ha iniciado negociaciones con inversores para cerrar una ronda de financiación que le permita obtener 1.000 millones de dólares de liquidez. Esa inyección de capital, situaría la valoración de la compañía en unos 100.000 millones de dólares, una cifra que no logra ni Inditex ni H&M de forma conjunta, sus principales rivales.

En 2021, Shein obtuvo unas ventas de 16.000 millones de euros; mientras que Inditex cerró el ejercicio con unas ventas propias y online de 25.302 millones de euros. No obstante, el gigante textil chino logró crecer un 250% con respecto a 2020. Además, en ese mismo año, la aplicación de Shein superó en número de descargas a la de Amazon en Estados Unidos.

Las razones del éxito

Los beneficios de Shein no serían posibles sin la enorme comunidad de jóvenes clientes y los miles de microinfluencers, quienes, con las redes sociales incentivan las compras ofreciendo códigos de descuento a cambio de una comisión. Shein cuenta ya con más de 4,2 millones de seguidores en TikTok y 24,6 millones en Instagram.

El secreto de Shein reside en un engranaje casi perfecto. Su fuerte cadena de suministro le ha permitido superar a otros minoristas electrónicos y a ser muy popular entre la generación Z, que disfruta con su casi infinito catálogo de prendas y además, destaca por ser de las pocas tiendas que tiene en cuenta a los cuerpos no normativos.

Fuente: El Economista