Las tiendas, como el turismo, sufren para encontrar personal

No solo hoteles y restaurantes sufren una fuga de trabajadores nunca vista en el sector. El comercio también tiene dificultades para encontrar suficientes empleados, sobre todo ahora que las ventas aumentan y muchas tiendas necesitan reforzar la plantilla. Lo han observado las empresas de la asociación de minoristas familiar Comertia, que agrupa 62 cadenas en Catalunya con más de 4.000 establecimientos y 35.000 trabajadores. El 63% de sus miembros asegura que tiene problemas para encontrar personal.

La voz de alerta se da en un contexto de mejora global de la actividad. Según el último barómetro de Comertia, las ventas de sus empresas han crecido un 8,6% este mayo respecto al mismo mes del 2019, antes de la crisis de la pandemia que ha sacudido al comercio y a pesar de la inflación. El mes pasado contrataron a 300 personas precisamente para hacer frente al incremento de ventas y un tercio de ellas tiene pensado incorporar nuevos trabajadores este junio. Si encuentran candidatos.

Los horarios, con turno partido y mucha actividad en fin de semana, desalientan a los candidatos

“Tras la pandemia hay más personas que se piensan mucho si trabajar en fin de semana y con horarios partidos; y en el sector del retail los horarios condicionan mucho, porque cuando hay más faena es en fin de semana”, destaca David Sánchez, presidente de Comertia. En la asociación empresarial han observado además un cambio de hábitos en los sectores de población más joven, un colectivo que tradicionalmente ha encontrado en el comercio un empleo de fin de semana o verano, para complementar sus ingresos mientras estudia. Ahora, aseguran, hay menos jóvenes dispuestos a trabajar sábados y domingos. En este sentido, subrayan que la apertura comercial en domingos que ha empezado este mes no ha generado más ventas.

Los problemas para encontrar empleados se dan en todos los segmentos comerciales, con especial incidencia en la restauración.

La situación se repite en establecimientos hoteleros y locales de zonas turísticas. Faltan conserjes, camareras de piso, recepcionistas o camareros justo el verano en el que el sector espera recuperarse de la caída de la covid. Desde el Ministerio de Trabajo recomendaron a las empresas afectadas por la falta de personal que paguen más a los trabajadores, si bien desde las compañías consultadas sostienen que no se trata solo de un tema de sueldo. Los horarios de estas ramas de actividad, enfocadas al servicio, ahuyentan a los trabajadores. Grupos hoteleros han sugerido incluso que se facilite la contratación de refugiados ucranianos o de inmigrantes para paliar las dificultades.

Con todo, el turismo está liderando la recuperación del empleo en Catalunya, que se apoya en los destinos clásicos de sol y playa. Mientras los fondos europeos Next Generation intentan cambiar el modelo de desarrollo económico clásico, lo cierto es que la afiliación en la costa está ya por encima del nivel prepandemia y del resto de Catalunya y España, indican los últimos análisis de BBVA Research.

Fuente: La Vanguardia