En el caso del canal online, entre los mayores inconvenientes para comprar un producto son los largos tiempos de entrega, que en muchas ocasiones superan el tiempo que el consumidor estaba dispuesto a esperar.

Por su parte, en cuanto al consumo online, uno de los detractores principales es que el producto tarde en llegar más de lo señalado.

Carla busca una camiseta en una tienda de Zara que ha visto en la web para probársela, pero una dependienta le informa de que no tienen ese modelo disponible en su talla. Aun así, Carla, que había cogido un pantalón de rebajas y un perfume, debe esperar una cola que se acerca a la puerta para pagar, lo que le hace considerar si merece la pena comprar o irse de la tienda.

Ahora que los clientes han regresado a las tiendas, dos de los inconvenientes principales a la hora de comprar en tienda son la falta de stock y los largos tiempos de espera en cola, según el la última entrega de Global Consumer Insight Pulse Survey, realizado por PwC.

Hasta un 20% de los consumidores coinciden en que otros de los problemas a la hora de comprar en tienda es que, en los últimos años, la calidad de los productos es “más baja de lo esperado” y, hasta un 19% piensa que es complicado encontrar a un dependiente que le ayude a encontrar un producto.

Un 19% de los consumidores afirma que es complicado encontrar a un dependiente que le ayude en tienda

Por su parte, en cuanto al consumo online, uno de los detractores principales es que el producto tarde en llegar más de lo señalado en el momento de la compra o que el tiempo de entrega sea mucho más largo de lo que el consumidor está dispuesto a aceptar.

Mientras uno de cada cuatro consumidores está dispuesto a pagar más para llevarse el producto que quiere en plataformas alternativas, el mismo porcentaje está dispuesto a esperar hasta que esté disponible o prefiere prescindir de él.

“Aunque algunos consumidores cambien de canal debido a las expectativas de entrega no satisfechas y a la percepción de una menor calidad, ninguno de los dos canales tiene una ventaja concreta”, señala el estudio.

Según PwC, Australia, India y Estados Unidos son los países donde los consumidores tienen más probabilidades de experimentar retrasos relacionados con la rotura de la cadena de suministro, mientras que Tailandia, España y Japón son los menos afectados.

Tailandia, España y Japón son los países menos afectados por la rotura de la cadena de suministro

En el próximo semestre, un 75% de los consumidores planea incrementar su gasto en categorías como ocio o alimentación, aunque, por el contrario, “cada vez hay más consumidores que planean reducir su gasto en categorías como moda y cosmética”, sostiene el informe.

Considerando factores como la situación geopolítica o la crisis medioambiental, ocho de cada diez consumidores prefieren pagar más por productos fabricados a en cercanía. De ellos, seis de cada diez lo hacen para “apoyar a su economía local” y un tercio lo hace para “apoyar a su país”.

En lo que respecta a términos de sostenibilidad, para más de la mitad de los encuestados la transparencia en las prácticas empresariales es un factor importante que influye en las decisiones de compra. “Admitir errores y pagar una cuota justa de impuestos son los mayores drivers para el 36% de los consumidores”, apunta la consultora.

Fuente: modaes.es