La mayoría de espacios se localiza en Carretera de Cádiz y Centro. Los nuevos usos se relacionan con comercio y alimentación, estética y comercio tradicional.

Una de las imágenes que más fielmente reflejó el impacto de la crisis económica derivada de la Covid fue la de decenas de locales comerciales cerrados a cal y canto. Una estampa de inactividad que se extendía por el conjunto de los barrios de Málaga capital

Hasta ahora, cuando se abre una ventana de oportunidad para muchos de estos inmuebles. El plan de ayudas económicas activado a principios de año por el Ayuntamiento, con aportaciones de hasta 6.000 euros por solicitud, ha posibilitado en los seis primeros meses del programa que vuelvan a la vida 65 establecimientos. 

La reapertura de estos locales tiene tras de sí una inyección económica próxima a los 350.000 euros, muy lejos, eso sí, de los 2 millones de euros asignados inicialmente a la iniciativa. Pese a este desfase, la concejala de Promoción de la Ciudad y Captación de Inversiones, Rosa Sánchez, pone en valor el resultado que está teniendo la operación, confiando en que tras el verano haya una subida en el número de peticiones. «El ritmo está siendo bueno», ha afirmado.

De acuerdo con los datos oficiales aportados por el Consistorio a EL ESPAÑOL de Málaga, 65 son las peticiones de colaboración que han sido avaladas tras el análisis de la documentación requerida. A las mismas hay que agregar 11 que han sido desestimadas y otras 18 que actualmente están en proceso de análisis. Es decir, 94 en total.

¿Pero qué tipo de negocio ha visto la luz en estos locales? Según el desglose oficial, 16 de los espacios han servido para actividades vinculadas con el comercio y la alimentación; 9, con la restauración; 11, con la estética; 10 con negocios sanitarios; 10 más con el comercio tradicional; 2 con inmobiliarias; 1 con la actividad turística; 2 con asesoría y gestoría; 2 más con formación, y otros dos con ocio.

A esta pregunta puede añadirse una segunda: ¿dónde se encuentran estos nuevos establecimientos? El distrito de Carretera de Cádiz es el que ocupa la primera posición, con 23 locales reabiertos gracias a las ayudas públicas. Le siguen Centro, con 16; Universidad-Teatinos, con 7; Cruz de Humilladero, con 5; Bailén-Miraflores, con 4; Campanillas y Este, con 3 cada uno; Palma-Palmilla, con 2, y Puerto de la Torre, con 1.

La vigencia de este programa está activa hasta el 31 de diciembre próximo. Pese a lo atractivo de las aportaciones económicas fijadas, la realidad es que los interesados han de cumplir una serie de exigencias que no todos pueden alcanzar.

Requisitos

A modo de ejemplo. Las ayudas tienen un tope de 6.000 euros por solicitud, sin que se pueda superar el 50% del valor del arrendamiento del inmueble. A esto se suma la necesidad de que la actividad objeto de la aportación esté en funcionamiento un mínimo de 12 meses.

¿Quiénes pueden acogerse a estas ayudas? Pueden ser beneficiarios tanto personas físicas como jurídicas, siempre que tengan la consideración de pyme (pequeña y mediana empresa); que vayan a iniciar como titulares una actividad comercial en un local; que justifiquen que la declaración responsable de actividad o la licencia de apertura está a nombre del solicitante de la subvención; que la empresa haya iniciado la actividad y esté dada de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) ante Hacienda Pública y en Seguridad Social, y que el proyecto empresarial sea viable técnica y económicamente.

Los solicitantes deben justificar la subvención presentando contrato de alquiler o de compraventa, en caso de no haberlo aportado anteriormente; en el caso de que se trate de un arrendamiento, copia del justificante del depósito de la fianza en la Junta de Andalucía; licencia de apertura o declaración responsable de actividad, según corresponda.

A esto hay que añadir justificantes bancarios de los pagos de la renta o alquiler ejecutados desde la solicitud de la subvención; justificación gráfica del estado del local con actividad en funcionamiento y declaración responsable de la fecha efectiva de apertura y puesta en marcha del local; licencia de obras, según proceda; certificados actualizados acreditativos de estar al corriente de las obligaciones tributarias con la Administración Estatal y Local, así como las obligaciones con la Seguridad Social. 

Fuente: elespanol