En 2019, antes del estallido de la pandemia, España se situó como el segundo país del mundo (tras Francia) con un mayor número de visitantes internacionales. Ese año, el mercado español contabilizó un total de 83,5 millones de personas procedentes del extranjero.

España ha aumentado la distancia con Francia en número de turistas, pero ha mejorado en los últimos años indicadores como el gasto por turista al día.

    

Pensemos en una ciudad con un millón de habitantes, con un 51% de mujeres, un 11,3% de población extranjera, 7,2 nacimientos por cada mil habitantes y un Producto Interior Bruto (PIB) per cápita de 25.460 euros (frente a los 32.374 euros) de la Unión Europea. Imaginemos que el gasto en moda en esta ciudad es de 500 euros por habitante al año: ¿cómo de interesante es para la moda? Pero ahora imaginemos que cada año visitan esa ciudad 1,8 millones de personas, principalmente de países con alto poder adquisitivo,y que lo hacen con una buena disposición al gasto. ¿Esmás interesante ahora?

La ciudad imaginaria es por supuesto España, y el ratio de visitantes es el correspondiente a 2019, antes del estallido de la pandemia, cuando el país se situó como el segundo del mundo (tras Francia) con un mayor número de visitantes internacionales. Son datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT), que sitúa la cifra de visitantes internacionales en España ese año en 83,5 millones de personas, lo que supuso un nuevo récord frente a los 82,8 millones de 2018 y los 52,7 millones de 2010, cuando el país estaba a mucha más distancia de Francia en atracción de turistas (el país vecino ya superaba entonces los 77 millones de visitantes al año).

En el ámbito global, el turismo fue uno de los sectores más duramente afectados durante la pandemia en 2020 y 2021. Según la OMT, en el año del estallido del Covid-19 se registraron 400 millones de llegadas turísticas internacionales con pernoctación y en el año siguiente la recuperación fue modesta, llegando a 415 millones, un 72% menos que en 2019.

Ahora bien, los primeros indicadores de 2022 marcan una línea clara: el turismo internacional registró un aumento del 182% en el primer trimestre del año, con 117 millones de visitantes internacionales en los destinos de todo el mundo (47 millones sólo en marzo). Y no sólo eso, sino que el gasto por viaje aumenta, de los 1.000 dólares de media por viaje en2019 a 1.400 dólares en 2021.

“Se avecina una recuperación más fuerte de lo previsto”, señaló el pasado 6 de junio la OMT. “La OMT ha revisado sus perspectivas para 2022 debido aunos resultados más fuertes de lo esperado en el primer trimestrede 2022, un aumento significativo de las reservas de vuelos y las perspectivas del Índice de Confianza de la OMT; ahora se espera que las llegadas de turistas internacionales alcancenen 2022 entre el 55% y el 70% de los niveles de 2019”, detalla el organismo adscrito a la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Recuperación más rápida

En su último informe deperspectivas, Excelturrevisó levemente al alza laprevisión para el cierre de2022. Siempre que no seintensifique, se extiendao se alargue la crisis enUcrania, la patronal prevéque el PIB turístico roce yalos niveles prepandemiaeste año.

La OMT espera que este año las llegadas de turistas lleguen hasta el 70% de los niveles de 2019.

Recuperación en España

La variante ómicron del Covid-19 no ha impedido que España se haya situado como uno de los países más beneficiados por la recuperación del turismo. A pesar del estallidode la guerra en Ucrania, en los cuatro primeros meses del año visitaron el país 15,8 millones de turistas internacionales, lo que supone un aumento del 765% respecto alaño anterior.

Frente a las cifras prepandemia, la llegada de turistas a España hasta abril está todavía un 26% por debajo, pero con una clara tendencia a la recuperación: en abril visitaronel país 6,1 millones de turistas internacionales, sólo un 15% menos que en el mismo mes de 2019. La importancia del turismo, que antes del estallido de la pandemia representaba el 12,4% del PIB español (en 2020 cayó al 5,5% y en 2021 se recuperó hasta el 7,4%), hace esta evolución clave para la recuperación de la economía española, una de las más afectadas por la pandemia en partepor esta turismo-dependencia.

España es el tercer país delmundo, tras Macao y Jordania, con un mayor peso del turismoen la economía, según la OMT. Desestacionalización, diversificación de orígenes y destinos y calidad del turismo (en términos económicos, más ingresos por turista) son tres retos de la industria turística española. La patronal delsector, Exceltur, ahonda en este sentido en aspectos como la diferenciación, la calidad de equipamientos y servicios, la renovación y el reposicionamiento de algunos destinos maduros o la cooperación público-privada. El punto departida es positivo.

Entre los hándicaps del sector turístico español se encuentra sudependencia de las grandes potencias europeas

España se sitúa en segunda posición del mundo en ingresos por turismo internacional, con 79.708 millones de euros en 2019, frente a los 214.134 millones de Estados Unidos y los 63.801 millones de Francia. Es decir, con Estados Unidos muy por encima de ambos países, España supera a Francia en gasto por turista.

La evolución de este indicador había sido positiva en los últimos años hasta el estallido de la pandemia, con una tendencia de viajes a España más cortos (de 7,88 días en 2016 a 7,11 días en 2019). Mientras España superaba año a año el volumen de turistas internacionales (con problemas de saturación en determinadas zonas de la geografía del país), el gasto diario por viajero no se resentía: pasó de 130 euros por persona y día en 2016 a 137 euros en 2017, 146 euros en 2018 y 155 euros en 2019.

Además, los turistas internacionalesque recibió España llegaron en 2019 a un récordde gasto liberado, es decir, el que va más allá de los paquetes turísticos, el transporte, el alojamiento y la manutención. Ese año, el 29,3% del gasto de los turistas (frente al 28,8% del año anterior) se destinó a otras partidas, incluyendo elcomercio y la moda.

alicante turismo 980

Perfiles de turistas

La concentración en las cuatro principales economías europeas es uno de los principales retos del sector turístico español. Reino Unido, con 18 millones de visitantes en 2019; Alemania y Francia, con cerca de 11 millones cada uno, e Italia, con 4,5 millones de turistas, concentraron en 2019 el 53,7% de las llegadas a España antes del estallido de la pandemia.

Además, los turistas procedentes de estos países gastan por debajo de la media de 155 euros por persona y día. En los originarios de Alemania, el gasto llega a 138 euros, frente a los 137 euros de gasto por persona de los turistas británicos, los 130 euros de los italianos y los 99 euros de la vecina Francia.

El cliente estrella en términos de dinero en el bolsillo es con diferencia Estados Unidos, con una media de 264 euros de gasto al día durante sus visitas a España. Le sigue un mercado anulado (con sólo 31.398 llegadas en los cuatro primeros meses de 2022, frente a los 271.183 del mismo periodo de 2019), Rusia, con 175 euros por persona y día.

Fuente: Modaes