El Ayuntamiento destina dos millones de euros a subvenciones de hasta 2.000 euros para ayudar a tiendas o bares a cumplir el decreto del Gobierno

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este miércoles que crea una nueva línea de subvenciones para que las tiendas o restaurantes puedan instalar puertas automáticas que les ayuden a ahorrar energía y cumplir con el decreto del Gobierno que obliga a los establecimientos a regular el aire acondicionado a un mínimo de 27 grados. Hay comercios en la ciudad que ni si quiera tienen puerta y el Gobierno obliga a disponer de sistemas de cierre de puertas que eviten el despilfarro de energía.

La partida destinada a las ayudas es de dos millones de euros y, con un máximo del 50% del coste y 2.000 euros por negocio, se estima que puedan beneficiarse mil establecimientos, ha explicado el teniente de alcalde de Economía, Jaume Collboni. El número dos de la alcaldesa Ada Colau se ha referido a la necesidad de “estar al lado de la pequeña economía de la ciudad que genera empleo después de años difíciles y ante las exigencias del decreto del Gobierno”, en referencia a la pandemia.MÁS INFORMACIÓN

Claves sobre el nuevo plan de ahorro energético: ¿a quién afecta? ¿qué medidas incluye?

Antes de la presentación de las ayudas, el concejal se ha reunido con representantes de la asociación de Grandes Establecimientos de Distribución, entidades de comerciantes, del Consejo de Gremios, el Gremio de Restauración, las patronales Fomento y PIMEC, o el Gremio de Hoteles.

Collboni ha asegurado que el cumplimiento del decreto en Barcelona es “extraordinariamente alto: por sentido común y por la conciencia del sector comercial de que el ahorro es una necesidad y un objetivo para luchar contra el cambio climático”. Las ayudas se podrán solicitar en septiembre y se cobrarán durante el año 2023.

Estas subvenciones municipales son complementarias a otras del sector comercial y de la restauración para obras de rehabilitación energética de edificios o instalaciones, para sustituir sistemas de alumbrado y hacerlos más eficientes o instalar sistemas de autoconsumo.

Fuente: El País