Además, se agravarán las penas por maltrato animal y se prohibirá también el sacrificio animal que no sea por motivos sanitarios

El nuevo anteproyecto de la Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los animales prohibirá la venta de perros, gatos, animales de compañía, pequeños mamíferos, reptiles y aves en las tiendas de toda España, además de su exposición en vitrinas. Los únicos animales que se podrán seguir vendiendo son los peces.

Además de prohibir la venta de perros y gatos, esta ley también recoge la prohibición del sacrificio animal y agrava las penas por maltrato. El sacrificio de los animales sólo se contemplaría por fines eutanásicos y sanitarios y las penas por maltrato animal podrían conllevar una condena que puede ser de 36 meses de cárcel, además de la prohibición de otras formas de maltrato como el tiro al pichón y las peleas de gallos, que serán sancionadas con multas de hasta 200 mil euros.

Miembros de la familia desde enero

Desde el pasado mes de enero, los animales de compañía pasaron a ser miembros de la familia que los acogiese, es decir, la legislación española ya no los considera cosas, sino seres sintientes.

Este primer paso que se dio en tema de materia de protección animal reguló la custodia compartida. En España cada año se divorcian alrededor 100.000 personas de las cuales 30.000 tienen una mascota. A través de esta ley, se introdujeron herramientas jurídicas para acordar gastos de manutención y cuidado del animal. Además, los animales domésticos (perros, gatos y otras mascotas) dejaron de poder ser embargados o hipotecados.

Fuente: Sevilla Actualidad