El Gobierno concreta cuáles son los edificios y establecimientos que deberán cumplir con el primer paquete de medidas urgentes para reducir el consumo de energía 

La exigencia por parte de la Comisión Europea de reducir el consumo energético para dar respuesta a la amenaza rusa de un corte de gas se ha materializado en España en la aprobación de un primer paquete de medidas urgentes para cumplir con el compromiso adquirido con Bruselas. El Plan de Contingencia y Ahorro, aprobado ayer en el Consejo de Ministros, impone restricciones en el uso de aire acondicionado y calefacción en edificios públicos y comercios, así como limitaciones en el uso de la iluminación.

Así, edificios públicos, comercios, grandes almacenes, infraestructuras de transporte, espacios culturales y hoteles deberán limitar el aire acondicionado a una temperatura mínima de 27 grados y hacer lo propio con la calefacción, que no podrá superar los 19 grados. Además, deberán apagarse luces de escaparates y de edificios públicos a partir de las 22 horas. 

¿Qué tipo de establecimientos y edificios deberán aplicar el plan de ahorro energético?

Estarán obligados a limitar la temperatura los edificios administrativos, tanto públicos como privados. En esta clasificación estarían incluidos, por ejemplo, bancos, despachos profesionales y oficinas.

Los establecimientos comerciales, como tiendas, supermercados, grandes almacenes y similares, también deberán aplicar esta medida.

Asimismo, en la lista de espacios afectados por el plan de ahorro figuran edificios culturales -teatros, cines, auditorios, centros de congresos y salas de exposiciones-, así como establecimientos de espectáculos públicos y actividades recreativas.

Además, hoteles, restaurantes, bares y cafetería no estarán exentos de limitar la temperatura de sus aires acondicionados y calefacciones. Tampoco está entre las excepciones el transporte de personas, en concreto estaciones y aeropuertos. 

Ambiente en un restaurante de Barcelona 
foto: Jordi Play
Ambiente en un restaurante de Barcelona foto: Jordi Play Jordi Play / Archivo
¿Qué tipo de actividades quedarán exentas de limitar la temperatura? 

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha aseverado que habrá excepciones en la obligatoriedad de limitar la temperatura. En este sentido, quedarán excluidos aquellos centros donde sean necesarias exenciones por las especificidades del sector. Este es el caso de los centros sanitarios, asistenciales, educativos, así como peluquerías, lavanderías y gimnasios. 

Tampoco se impondrá la medida en las habitaciones de los hoteles, que se consideran de regulación privada, aunque en el resto del establecimiento hotelero  sí se aplicaría. Y también quedarán excluidas de su cumplimiento las cocinas de bares y restaurantes. 

En cuanto a los medios de transporte, los límites de temperatura que contempla el nuevo plan no serán obligatorios en el interior de aviones, trenes, autobuses y barcos. Además, el Gobierno abre la puerta a ampliar la exención a aquellos centros de trabajo donde «por razones justificadas» se necesite acomodar este criterio «a una orientación más laxa». 

¿Qué otras medidas incluye el plan de ahorro energético?

Además de limitar la temperatura, el plan también exige apagar las luces de escaparates y edificios públicos que estén desocupados a partir de las 22 horas. Lo mismo se dispone para la iluminación decorativa de fachadas a partir de esa hora, si bien esta regulación solo afectará a los edificios de uso público y no afectará a luces ornamentales, como las navideñas o las que alumbran monumentos. 

La norma obligará a limitar la temperatura del aire acondicionado a 27 grados en edificios y locales abiertos al público
La norma obligará a limitar la temperatura del aire acondicionado a 27 grados en edificios y locales abiertos al público EP

Por otro lado, el plan incorpora la obligatoriedad a partir del 30 de septiembre de que tanto edificios como locales dispongan de cierres automáticos en las puertas de acceso para impedir que se queden abiertas permanentemente, con el consiguiente despilfarro por pérdidas de energía al exterior. Asimismo, deberán exhibirse carteles para explicar estas medidas de ahorro en los establecimientos, al igual que para informar sobre las temperaturas y niveles de humedad. «Queremos invitar a señalar con carteles, paneles informativos y termómetros que muestren la temperatura para comprobar que se cumplan estas disposiciones», señaló Ribera durante la rueda de prensa posterior a la celebración del Consejo de Ministros. 

El Gobierno ha pedido también impulsar, en línea con lo que está haciendo también la administración central, el teletrabajo. “Lo pudimos hacer en pandemia y desde entonces hemos aprendido mucho”, aseguró Ribera.

¿Cuándo comenzará a aplicarse la medida?¿Habrá sanciones?

En el caso de todas estas iniciativas, el periodo para su aplicación será desde el próximo martes, 9 de agosto, y tendrá una vigencia hasta el 1 de noviembre de 2023. En caso de incumplimiento, el Gobierno asegura que existe un régimen sancionador, si bien ha precisado que la vigilancia para garantizar que las medidas de ahorro energético se cumplan dependerá de las comunidades autónomas. 

En cuanto a la cuantía de las sanciones, desobedecer o infringir el plan de ahorro y eficiencia energética conllevará multas de hasta 60.000 euros por infracciones leves, de hasta seis millones de euros por las graves y de hasta 100 millones de euros por las muy graves.

El Plan de Contingencia y Ahorro llega después de que España acordara con Bruselas reducir en torno a un 7% el consumo de gas para garantizar el suministro energético durante el próximo invierno. El objetivo común para todos los países miembros de la Unión Europea (UE) pasa por una reducción del 15%, exigencia que fue suavizada bajo una serie de requisitos, como que el país justifique una baja interconexión respecto a otros estados miembro y su capacidad de exportación para redirigir el consumo de gas a otros países. 

En un plazo de seis días, comercios, hoteles, bares, restaurantes, oficinas, estaciones y edificios públicos deberán comenzar a aplicar el primer paquete de medidas urgentes para reducir el consumo de energía ante el temor de un posible corte de gas ruso. Tras conocerse los detalles de la nueva norma, patronales y asociaciones de hosteleros reclaman que se flexibilice su aplicación y ayudas para adecuar los locales a las exigencias del Plan de Contingencia y Ahorro.

La medida, que estará en vigor hasta noviembre del 2023, comportará limitaciones de temperatura y luz en los establecimientos. En concreto, el aire acondicionado no podrá bajar de 27 grados centígrados y la calefacción no podrá superar los 19 grados de temperatura. También se obligará a apagar las luces de escaparates y de edificios públicos que estén desocupados a partir de las 22 horas.

Medidas
Los establecimientos deberán exhibir carteles para informar a los ciudadanos de la temperatura en su interior

Por tal de calmar el malestar que el nuevo plan pueda provocar en empresas y trabajadores, el Ejecutivo ha asegurado que permitirá excepciones “por razones justificadas” en su aplicación. De momento, quedarán exentos centros sanitarios, asistenciales y educativos, así como peluquerías, lavanderías y gimnasios. También los medios de transporte –excepto estaciones y aeropuertos–, cocinas de restaurantes y zonas de frío de supermercados. 

Por el contrario, estarán obligados a limitar la temperatura los edificios administrativos, tanto públicos como privados –por ejemplo, bancos, despachos profesionales y oficinas–, así como establecimientos comerciales, bares, restaurantes, cafeterías, cines, teatros, museos, auditorios y congresos. Además, los establecimientos deberán exhibir carteles para informar a los ciudadanos de la temperatura en su interior.

Fuente: La Vanguardia