La iniciativa de la Universidad de Valladolid lleva por título ‘Mejora de la experiencia cliente en el comercio de Castilla y León’ y está impulsada por la Cátedra de Innovación y Comercio

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó la concesión de una aportación de 20.000 para financiar un proyecto de innovación comercial desarrollado por la Universidad de Valladolid. La iniciativa de la UVa lleva por título ‘Mejora de la experiencia cliente en el comercio de Castilla y León’ y está coordinada por la Cátedra de Innovación y Comercio, que tiene por finalidad «impulsar la atención, el estudio y la investigación científica» acerca de este ámbito.

La Junta recordó mediante un comunicado que el año pasado comenzaron dos proyectos piloto en los municipios de Palencia y Valladolid. Estos estudios emplean tecnologías de neuromarketing para analizar el comportamiento del cliente durante el proceso de compra, con la finalidad de averiguar las necesidades y elementos de mejora en los establecimientos comerciales participantes y determinar cómo aumentar el tráfico en los puntos de venta, según informa Ical.

Este año, la Consejería pretende dar continuidad a este «ambicioso proyecto innovador», que persigue la «optimización, revitalización y dinamización» del pequeño comercio minorista, estudiando cuáles con las técnicas de ‘visual merchandising’ más apropiadas, así como ofrecer a los comercios herramientas que les permitan conocer el comportamiento de su entorno y cómo éste afecta a su actividad, preparándolos así para afrontar los cambios.

Por otro lado, este estudio incluye la elaboración de un censo de establecimientos de las zonas comerciales objeto del estudio, que se complementa con un análisis del grado de implementación de este tipo de técnicas en los municipios españoles con una población superior a los 20.000 habitantes.

En el presente ejercicio se llevarán a cabo tres actuaciones complementarias. Entre ellas, el denominado ‘visual merchandising’, que se refiere al análisis del comportamiento del consumidor en diferentes escenarios a través de proyecciones, mediante el uso de tecnología neurocientífica. Por otro lado, la implementación de las conclusiones extraídas en la primera actuación en una página web a disposición de los comerciantes. Y, por último, la identificación del perfil comercial de determinadas áreas comerciales a través de un censo actualizado de establecimientos con identificación del tipo de comercio, nivel de digitalización y de especialización

El coste del proyecto, con una duración de 18 semanas, asciende a 20.000 euros y para su desarrollo es necesario el apoyo económico que  ofrece la Consejería de Industria, Comercio y Empleo a la Universidad de Valladolid.

Fuente: eldiadevalladolid