El nivel de afluencia se mantiene, pero según los comerciantes las ventas caen.

Los 36 participantes presentes en la decimonovena edición de la Feria de Oportunidades de Teruel han vuelto a sacar las ofertas a la calle y la plaza de San Juan tras dos años a causa de la pandemia. Desde las tres asociaciones organizadoras –Cca, Asempaz y AcesTeruel­– han visto la oportunidad de recordar que «el comercio forma parte de nuestra vida y marca parte de la rutina».

Después de la caída del turismo de un 25% en el verano turolense, y en consecuencia del comercio, se presentaba como una oportunidad para reactivar las compras. «El comercio sobrevive gracias a estas ferias porque los vecinos de Teruel entienden el valor del comercio de proximidad», ha explicado el gerente de la Asociación de Comerciantes Centro Histórico, Rodolfo Pangua.

Todo estaba a favor con el sol como protagonista tras varias ediciones marcadas por la lluvia. Desde el inicio de la Feria a las 10.00, los turolenses iban llenando los puestos y muchos salieron con bolsas aprovechando hasta el cierre a las 20.00. Una edición marcada por la novedad de la duración de la Feria, que pasaba de celebrarse dos días a uno. Además, Pangua ha señalado otro cambio en la hora de mayor afluencia. «Normalmente el momento con más personas son las 14.00 y este año se ha adelantado una hora«, ha reconocido.

La cifra habitual de asistentes se encuentra entre los 8.000 y 12.000. En la clausura de la jornada, los organizadores han confirmado que la participación en esta entrega se mantenía en esos números. Sin embargo, algunos de los comerciantes, que sacaron sus tiendas a la calle, comentaron que se habían acercado menos personas respecto a otros años y «las ventas habían caído porque muchos solo miraban las

Una de las causas que Pangua ha apuntado como respuesta a los comerciantes ha sido la caída en los puestos que participaban. «Antes estaba toda la calle llena y ahora solo la mitad, por lo que hay más espacio para que la gente se reparta y parece que haya menos personas», ha añadido. Mientras, el encargado de uno de los puestos de la calle San Juan ha insistido que la gente «está cansada de ofertas porque ahora existen descuentos en muchas épocas del año, no como antes que solo eran en los períodos de rebajas marcados».

Los compradores

Las tres asociaciones organizadoras han coincido en que «celebrar la feria a principios de septiembre es una buena oportunidad porque la gente vuelve a la ciudad y coincide con la vuelta al colegio o al trabajo para muchos«.

Durante todo el día se pudo ver a un público de edades muy variadas. Muchos iban en familia y otros con sus amigos. «He aprovechado para hacer las últimas compras de cosas que faltaban de material escolar«, ha reconocido una de las consumidoras.

Entre las tiendas también hay espacio para la solidaridad, por ejemplo, con los animales. «Uno de los motivos por los que vengo siempre es para comprar productos en las asociaciones de protección animal y colaborar«, ha relatado una asistente.

En las colas se escuchaba como muchas personas aprovecharían para disfrutar del resto de actos celebrados en Teruel este fin de semana. Algunos han optado por el concurso de baile Swing dentro del ciclo de Jazz y otros por acercarse a la concentración motera. 

Fuente: Heraldo