Saltar al contenido

Los sindicatos exigirán una subida “histórica” salarial para los trabajadores de la gran distribución

El próximo 31 de diciembre de 2022 vencerán los términos del Convenio Colectivo de Grandes Almacenes sellados entre las principales organizaciones sindicales y la Asociación nacional de grandes empresas de la distribución Anged.

Una patronal desde la que se representan y defiende los intereses comunes de todas y cada una de las 19 empresas que integran la organización empresarial, entre las que encontramos a las máximas representantes de la gran distribución en España, como El Corte Inglés, Tendam, C&A, Ikea o Carrefour, y a la que empiezan a llegar ya las primeras propuestas de parte de unas organizaciones sindicales que se muestran decididas a exigir una subida histórica de los salarios de los trabajadores. Una exigencia con la que, defienden, no tratan sino de recuperar parte del poder adquisitivo que estos abrían perdido como consecuencia de las actuales tensiones inflacionistas.

Como primer envite en esta nueva guerra de tiras y aflojas que se abre ahora para alcanzar los términos por los que se regirá la nueva situación laboral de los trabajadores vinculados a la gran distribución en España, términos que deberán terminar recogiéndose en un nuevo Convenio Colectivo del sector para el periodo de 4 años comprendido entre 2023 y 2026, hace ahora justamente una semana desde el sindicado Comisiones Obreras presentaban su análisis de la situación por la que actualmente atraviesan las empresas de la gran distribución en España. Un detallado informe desde el que se destaca la evolución experimentada por el sector tras estos últimos años de pandemia, y cuya presentación llegaba acompañada de una primera propuesta para el Convenio Colectivo para 2023-2026.

“El comercio minorista no especializado cerró 2020 con 3 mil millones de euros más de cifra de negocio y con 4 mil personas ocupadas más que un año antes, a pesar de las medidas de gestión de la crisis sanitaria, el cierre de establecimientos o las limitaciones de aforos y horarios, dejando al final de año un volumen de actividad de más de 99 mil millones de euros y cerca de 563 mil personas ocupadas”, previéndose además, explican desde Comisiones Obreras, que para este 2022 se supere “el nivel de empleo previo a la pandemia” con un incremento del “+0,3 por ciento”, sumando más de “2 mil personas ocupadas” más. Haciéndose evidente además en este contexto que “más de 100 mil personas tendrán que cambiar de ocupación para no verse expulsadas del mercado laboral en la próxima década” como consecuencia de las nuevas prácticas y los cambios en las operaciones de compra a las que ha comenzado a abrirse la práctica comercial, “siendo los empleos con menores salarios los que se verán más afectados por esta transición forzosa a nuevas ocupaciones que requieren de nuevas habilidades y competencias”, valoran desde la organización sindical.

En respuesta así pues a esta serie de cambios, y a la realidad económica de un sector de la gran distribución que no ha cesado de seguir creciendo durante estos últimos años de pandemia, desde la Comisiones Obreras reivindican “un replanteamiento integral del modelo de negocio sobre la base de unas relaciones laborales justas que devuelvan a las plantillas la posibilidad de desarrollarse profesionalmente en el sector”, garantizándoles para ello unos “salarios dignos, jornadas que permitan conciliar la vida personal con la profesional y contratos de trabajo estables que reduzcan la precariedad”.

Salario mínimo de 18.000 euros anuales

Sumando toda esa serie de exigencias que se muestran decididos a defender desde el sindicato de cara a las negociaciones para alcanzar un nuevo acuerdo para el Convenio Colectivo sectorial, desde CCOO han presentado una propuesta entre la que, como puntos clave, exigen a las grandes compañías del sector comercial un incremento mínimo del 18 por ciento de los salarios en 4 años, con una clausula de revisión por desviación del IPC y una base garantizada en los 18.000 euros como salario base de referencia para el grupo de trabajadores de tipo “profesional”, al que se accede actualmente a los 3 años desde el grupo “base”, en 2024. Punto al que suman además acortar a solamente 12 meses el ascenso de trabajador “base” al de “profesional”, impulsar estrategias de formación y recualificación de las plantillas, o una reducción del número máximos de domingos y festivos trabajados y la garantía de acordar 1 fin de semana completo libre al mes, más 2 días completos de descanso semanal.

Con esta propuesta, argumentan desde la central sindical, CCOO sale a reivindicar una “recuperación” del “poder adquisitivo”, marcándose para “un objetivo de 18.000 euros como salario de referencia del Grupo profesional”. “En 2021-2022 el entorno inflacionista no previsto ya está generando una pérdida de poder adquisitivo que”, advierte el sindicato, “tendrá que abordarse y corregirse en el próximo convenio”, siguiendo así la práctica que el mismo sindicato ya “ha impulsado en otras empresas relevantes de la gran distribución”.

Un paso más: subida de un +18,4 por ciento sobre un sueldo base de 18.500 euros

Siguiendo con las demandas hechas por CCOO, desde la organización sindical Fasga, que juega un papel clave en la negociación de los Convenios Colectivos que regulan las condiciones laborales de más de 500.000 trabajadores, entre ellos los vinculados al grupo español de grandes almacenes El Corte Inglés, presentaban este mismo lunes 26 de septiembre una lista con las mejoras que van a defender incorporar por su parte a las bases del nuevo Convenio Colectivo de Grandes Almacenes. Una serie de exigencias con las que, argumentan, defenderán “la mayor subida salarial de la historia”, yendo más allá de las exigencias anunciadas por CCOO y defendiendo un sueldo base que, frente a los 18.000 euros en los que lo quieren situar desde Comisiones Obreras, desde Fasga tienen la ambición de elevar hasta los 18.500 euros para el grupo de trabajadores “profesionales”.

De cara a cerrar así el acuerdo para el nuevo Convenio Colectivo, además de establecer ese nuevo salario profesional base, desde el sindicato plantean cerrar unas revalorizaciones de los sueldos con subidas de un +6 por ciento para 2023, de otra de un +6 por ciento para 2024, y de dos última subidas, del +3,2 por ciento cada una, para 2025 y 2026, garantizando así un incremento de un +18,4 por ciento para los 4 siguientes años. Mientras que, mirando más allá de los salarios, exigirán igualmente procesos de “capacitación en digitalización y nuevas tecnologías” aparejados a la “promoción profesional y salarial”, un “complemento económico para futuras pensiones a través de la negociación colectiva”, y una reducción de 8 horas de la jornada laboral, vacaciones de 32 días, garantizar un máximo de un 25 por ciento de aperturas en domingos y festivos, y 1 fin de semana completo libre al mes.

“Los salarios van a tener que subir de una manera significativa”, advertía Miguel Venegas, presidente de Fasga, en unas declaraciones concedidas al medio económico Expansión. “Nuestro horizonte pasará por recuperar todo el poder adquisitivo perdido por la inflación, aunque salvaguardando el empleo”, lo que no impedirá el que este tendrá “que ser el convenio con la mayor subida salarial de la historia”. “No es pedir nada irreal, ni una carta a los Reyes Magos, porque lo que no podemos pretender es que todo suba menos los salarios”.

Fuente: fashionunited

AGECU