Saltar al contenido

Los supermercados piden bajar el IVA de alimentos y ser «sector esencial»

Asedas advierte de que el impuesto sobre los plásticos tendrá un impacto en el precio de los productos

La patronal de los supermercados españoles Asedas ha reclamado este viernes una bajada generalizada y temporal del IVA a los productos de alimentación, a la vez que han reivindicado que se oficialice legalmente que son un «sector esencial».

Durante una rueda de prensa convocada en Valladolid, tras una reunión de la dirección de esta patronal, su secretario general, Ignacio García Magarzo, ha insistido en la necesidad de que el Gobierno afronte una «reclasificación» de los tipos impositivos de IVA.

Se ha referido a los que actualmente están al 4 % puedan quedar exentos, los que están al 10 % puedan pasar al 4 % y los que están al 21 % puedan bajar el 10%, aunque ha vuelto a descartar detallar qué productos proponen.

Relacionado con esto, el representante de los empresarios ha alertado del impacto que tendrá sobre los precios el impuesto que entrará en vigor en enero sobre el uso de plásticos de un solo uso, de carácter medioambiental, pero que implicará un incremento de los productos, muchos de ellos de alimentación.

García ha reconocido que estas bajadas no pueden «comprometer las capacidades recaudatorias» del Estado, pero ha incidido en que el incremento de precios está provocando un «exceso de recaudación» que debería ser «devuelto» por la vía de esta rebaja del IVA.

Ha instado a igualmente a otras medidas que reduzcan el resto de factores que están influyendo en la formación de precios, entre los que ha citado el coste de las materias primas, la energía y el transporte.

La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados ha reclamado que estas bonificaciones sean canalizadas a través del reconocimiento legal de este sector como «esencial», en referencia al papel jugado por el mismo durante la reciente pandemia de la covid.

«Esa esencialidad se ha perdido pronto«, ha lamentado García, quien ha lamentado que, justo después de lo peor de la pandemia, cuando se inició el debate sobre los colectivos que debían ser vacunados en primer lugar, las administraciones no incluyeron a los 250.000 empleados de este sector entre la población considerada esencial.

Preguntado por la formación de precios en este contexto de escalada de precios durante el último año, el representante de la patronal ha asegurado que la competencia en todos los eslabones de la cadena alimentaria «limita que se produzcan abusos en la ganancia de cada parte».

Y ha remarcado que, en el caso de los supermercados, son el actor que «menos porcentaje de incremento de coste incorpora«, al intentar compensarlo con mayores ventas.

Ante las protestas de los agricultores y ganaderos por los escasos márgenes, García ha tirado de estadísticas y ha asegurado que los problemas de rentabilidad de las explotaciones tienen que ver con formas de producción y con los incrementos de costes añadidos, que escapan al control de la propia cadena alimentaria, cuya transparencia ha defendido.

Fuente: foodretail

AGECU