Saltar al contenido

Alerta de Funcas: las familias ya no tienen liquidez para compensar la subida por la inflación

Funcas ha recortado desde el 2% hasta el 0,7% la previsión de crecimiento del PIB español para 2023. Pese a la caída en la economía, se prevé la creación de 220.000 empleos

Raymond Torres, director de Coyuntura de Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) afirma que “tras un inicio de año en negativo, “la recuperación del PIB a partir del segundo trimestre de 2023 permitirá que la economía española afronte el shock energético en mejor posición que la mayoría de los países de la zona euro”.

 La Fundación de las Cajas de Ahorros —Think tank dedicado a la investigación económica y social cree, en su último informe de coyuntura, que los hogares sufrirán pérdida de poder adquisitivo por la inflación, con una tasa de ahorro que ya ha caído a niveles próximos a la media de los últimos años, “lo que significa que muchas familias no disponen de un colchón de liquidez para compensar la pérdida de capacidad de compra”.

Pero también que, tras un inicio de año en negativo, «la economía española se recuperará a partir de la primavera y registrará uno de los mejores resultados de la eurozona en 2023” y “prevé la creación de 220.000 empleos hasta finales de 2023, con una tasa de paro que rondará el 12% durante todo el periodo de previsión”.

Fuente FUNCAS
Fuente: Blog FUNCAS

Funcas ha recortado desde el 2% hasta el 0,7% la previsión de crecimiento del PIB español para 2023. “El debilitamiento de la economía observado en los últimos meses se percibirá con más contundencia en los próximos trimestres, fruto del estancamiento del consumo privado en un contexto de crisis energética y de inflación, que lastran la confianza del consumidor”.

El mercado laboral acusará la desaceleración, pero sin revertir la recuperación de los últimos meses. Funcas prevé la creación de 220.000 empleos netos entre el segundo trimestre de este año y el último de 2023, 60.000 menos que durante el primer semestre (en términos desestacionalizados y de equivalente a tiempo completo). Este leve crecimiento será suficiente para evitar un fuerte repunte del desempleo similar a lo ocurrido en recesiones anteriores. La tasa de paro rondará el 12% hasta finales de 2023.

La recuperación del turismo

La principal fuente de crecimiento en el primer semestre fue el sector exterior, y, más concretamente, la recuperación del turismo internacional. El siguiente motor fue la inversión, especialmente en bienes de equipo. El consumo privado, por su parte, registró un repunte en el segundo trimestre, pero que apenas contrarrestó la caída que sufrió en el trimestre precedente, de modo que, en tendencia, continúa en una situación de estancamiento desde hace varios trimestres. Finalmente, el consumo público registró sendos descensos, en términos reales, en los dos primeros trimestres del ejercicio.

El empleo, medido en horas trabajadas según la contabilidad nacional, creció en ambos trimestres, aunque aún se encuentra un 0,8% por debajo de la cifra media de 2019. Tampoco la productividad por hora trabajada ha logrado recuperar el nivel previo a la pandemia. El número de afiliados a la Seguridad Social mantuvo un buen ritmo de crecimiento mensual durante la primera mitad del año, aunque muy inferior al registrado en segunda mitad del año pasado.

Previsiones para 2022-2023

Todo apunta a una agudización del debilitamiento que, como antes comentado, viene observándose en los últimos meses. El principal factor es la pérdida de poder adquisitivo de los hogares como consecuencia de la inflación, y su mayor incidencia en el consumo privado en relación a la primera parte del presente ejercicio: la tasa de ahorro de los hogares se ha reducido ya hasta niveles próximos a la media de los últimos años, lo que significa que muchas familias ya no disponen de un colchón de liquidez para compensar la pérdida de capacidad de compra de sus ingresos.

Graficorenta
Gráfico renta

Además, la crisis energética provocada por la invasión de Ucrania se percibirá con más intensidad durante el próximo periodo invernal y podría provocar un parón en sectores como en la metalurgia o la producción de fertilizantes que no pueden trasladar el alza de los precios a sus clientes.

La industria de los países más dependientes del gas ruso, como Alemania e Italia, se enfrenta a un corte del suministro que casi con total seguridad originará una recesión, con efectos negativos para las exportaciones españolas. Estas previsiones parten de la hipótesis de una caída del PIB de la eurozona en un 0,2% en 2023, y de precios energéticos orientados al alza hasta la primavera, para posteriormente mantenerse en un nivel elevado, en línea con lo que marcan los mercados de futuros.

Como han explicado Carlos Ocaña, director general de Funcas, y Raymond Torres, director de Coyuntura de Funcas, en la actualización de las previsiones económicas para España 2022-2023, el PIB podría retroceder en el cierre de este año y el inicio del próximo, para recuperarse a partir del segundo trimestre por la menor presión de los precios energéticos y la pausa en el proceso de ajuste de los tipos de interés.

Estas previsiones están sujetas a un elevado grado de incertidumbre por las tensiones geopolíticas y, en particular, los diferentes escenarios de evolución de la guerra en Ucrania. Los principales riesgos que se ciernen sobre la economía son la posibilidad de una crisis energética más intensa de lo previsto, que complicaría la desescalada de la inflación; una subida de los tipos de interés más agresiva de lo esperado, que podría dañar la capacidad de resistencia de unas economías altamente endeudadas; y el impacto que la retirada del apoyo del BCE puede tener dada la persistencia del importante déficit público estructural.

Fuente: lavozdelsur

AGECU