Saltar al contenido

El tope al gas desangra a fábricas o comercios: subidas de hasta el 300% en la factura de la luz

El mecanismo conocido como «excepción ibérica» se aplica a todos los consumidores menos a los que tienen una tarifa fija previa al 26 de abril | La hostelería anticipa más alzas de precios: «Va a ser una cuesta de enero dura»

El precio de la electricidad en el mercado mayorista marcará este martes para España los 107 euros por megavatio y hora. Es un nivel bajo en comparación con los 191 euros de Francia, los 183 de Alemania o los 211 de Italia. Un oasis que obedece a la denominada ‘excepción ibérica’, que es el tope a la cotización del gas habilitado por la Comisión Europea tras la demanda conjunta de Madrid y Lisboa. Y tiene algo de truco. Como explican desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), “las plantas que generan electricidad con gas reciben una compensación por la diferencia entre el coste real y el coste topado que utilizan para hacer sus ofertas”. Una compensación que se sufraga en los recibos, como están empezando a descubrir decenas de particulares, negocios o fábricas. «No podemos hablar solo de sobrecostes, tenemos que hablar de pagar tanto por el tope al gas como lo que se paga por el consumo. Está pasando a todas», censura el presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, Jorge Cebreiros. En una cafetería de la ciudad, la factura de la luz ha pasado de 525,52 a 1.289,41 euros. En la letra pequeña se desvela el motivo: «mecanismo compensación gas RDL 10/2022».

Hace referencia al Real Decreto “por el que se establece con carácter temporal un mecanismo de ajuste de costes de producción para la reducción del precio de la electricidad en el mercado mayorista”, del 13 de mayo. Es el que fija también ese sistema de compensación, que será sufragado por todos los consumidores, menos aquellos con una tarifa fija anterior al 26 de abril, que es la fecha en que Bruselas autorizó el tope al gas. Dicho de otro modo: la compañía eléctrica trasladará a todos los particulares y empresas –con tarifa indexada o regulada (PVPC) o las fijas firmadas a partir del 26 de abril– el coste de indemnizar a las gasistas. En su momento, la Comisión Europea calculó en 6.300 millones el importe total del tope al gas, que estará en vigor hasta el 31 de mayo. “La empresas van poniendo el grito en el cielo conforme le van llegando las facturas. Estamos viendo importes que multiplican por dos y por tres”, constata el presidente de la Federación Provincial de Hostelería de Pontevedra (Feprohos), César Sánchez-Ballesteros.

Otro ejemplo, en este caso de una fábrica. Para el mismo periodo de facturación, del mes de julio, ha pasado de tener que abonar 52.612,74 euros de luz a recibir un ‘tique’ de 150.319 euros; el recargo por el Real Decreto supera los 49.000 euros, con lo que este sobrecoste es superior al precio pagado por el consumo (sin IVA, la base imponible) de todo el mes del año anterior.

“Anticipo una cuesta de enero muy dura para muchos”, abunda Ballesteros. “Hay un tipo de locales que, por su clientela, podrán repercutir el incremento de los precios en un menú del día de 40 euros. Los demás, no”. A su juicio, la hostelería “seguirá teniendo margen hasta que terminen las luces [de Navidad]”. “Y los negocios que no caigan –zanja Cebreiros– solo tienen la opción de ERE hasta que se acabe la aplicación del Real Decreto, no tendrán otra opción para reducir ese coste. Después dicen que los empresarios se quejan sin razón, que somos unos especuladores que estamos aprovechando para incrementar nuestros márgenes”.

Fuente: epe.es

AGECU