Saltar al contenido

La distribución rechaza las cestas de la compra rebajadas y pide un IVA al 4%

Con los precios disparados, Díaz va a volver a explorar un acuerdo con los súpers

El plan de Yolanda Díaz y Alberto Garzón para que las grandes superficies oferten cestas de la compra saludables a precios reducidos se está topando con la rotunda negativa de la distribución. Un mes después de reunirse cara a cara y con los alimentos disparados, la distribución aleja un pacto de carácter privado con el Gobierno para intentar aliviar los bolsillos de los consumidores a la hora de llenar sus neveras y despensas.

La vicepresidenta segunda y el ministro de Consumo tienen intención de volver a convocar en los próximos días una nueva reunión con todas las patronales para presionar. El Gobierno, y en este punto es importante señalar que Pedro Sánchez apoya la iniciativa, volverá a intentar un acuerdo para que Mercadona, Alcampo, Lidl, Dia y otras grandes marcas accedan a rebajar productos como carne, pescados, lácteos o pasta porque “tienen margen para hacerlo”.

Hay una opción legal para fijar el precio de los alimentos, el artículo 13 de la norma del comercio minorista

Pero la disposición de las grandes distribuidoras no es positiva en este sentido. Tan solo Carrefour mantiene una propuesta comercial con 30 productos rebajados, pero sin que todos sean saludables y de primera necesidad. Por ello, la respuesta que ofrecen es que es el Gobierno quien puede y debería tomar una decisión que sí está a su alcance: rebajar el IVA de los alimentos de primera necesidad al tipo superreducido del 4% o eliminar directamente el impuesto porque “hay margen fiscal”. Con ello sí que se ayudaría a las familias, apuntan fuentes de la asociación nacional de grandes empresas de distribución (Anged). El PP secunda la propuesta.

En pleno tira y afloja entre el Gobierno y los consumidores, los precios de los alimentos continúan escalando mes tras mes. No hay tregua. El Instituto Nacional de Estadística (INE) cifra en dos dígitos el encarecimiento de buena parte de la cesta de la compra en el último año. La fruta ha subido un 12,3%; la carne de ave, un 18,1%; los lácteos, un 17,3%; las legumbres y hortalizas, un 17,9%; el pescado, un 10,6%. Y así sucesivamente. La OCU concluye que la inflación tiene un sobrecoste anual para las familias de 830 euros.

Los supermercados no son ajenos a esta realidad, pero consideran que ya están haciendo “un esfuerzo de contención de los precios”. Cuantifican en un 12,8% el incremento de los costes a lo largo del último año.Lee también

Los distribuidores no están solos en esta tesitura. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, les apoya y ya se ha pronunciado en más de una ocasión sobre la polémica con Yolanda Díaz utilizando términos como “planificación soviética” o “cártel”. Desde la patronal, recuerdan que la CNMC ya advirtió que topar los precios de los alimentos está prohibido.

Existe controversia. Porque la propia Yolanda Díaz habló a principios de septiembre de una posibilidad sí contemplada en la legislación. El Ministerio de Trabajo la ha estudiado. Se trata del artículo 13 de la ley de Ordenación del Comercio Minorista, donde se puede leer que “el Gobierno, previa audiencia de los sectores afectados, podrá fijar los precios o los márgenes de comercialización de determinados productos” en el caso de alimentos de primera necesidad.

Pero esa decisión no se encuentra de momento sobre la mesa. La intención es alcanzar ese acuerdo privado con los distribuidores. Una decisión como la que tomó una pequeña cadena de ultramarinos de Valencia, con cuyos propietarios habló por teléfono la vicepresidenta segunda para agradecerles su decisión de ofertar una cesta de la compra con 28 productos a 29 euros.

Fuente: La Vanguardia

AGECU