Saltar al contenido

Los rótulos del pequeño comercio que València ha ido perdiendo

Un diseñador gráfico, apasionado de la tipografía, produce un cortometraje e impulsa una plataforma colaborativa en la que compartir fotografías de la cartelería excepcional que aún sobrevive

“La ciudad también comunica, pero debe hacerlo bien y eso se está perdiendo”, asegura Miguel Maestro, quien diseñó la ruta ‘TiposQueImportan’ con el apoyo de la València Capital Mundial del Diseño 2022

En la calle de la Paz de València una conocida vaca se asoma a la puerta de lo que antes era Unión Musical Española. El artesonado de la puerta, la cerámica de su rótulo siguen ahí, pero no ella. El negocio se mudó hace un tiempo a la acera de enfrente dando paso a una conocida tienda de regalos y ahora un vinilo blanco sobre color azul anuncia el nombre del comercio. El diseñador Miguel Maestro dice, con nostalgia, que “da pena porque de una acera a otra ha perdido su identidad”.

Aprecia el trabajo impreso en esa fachada, pues es admirador de la topografía comercial en rotulación comercial. Por ello ha creado la plataforma colaborativa TiposQueImportan, que pretende contribuir a la conservación y difusión de la cultura local a través de la recuperación del rótulo comercial valenciano.

Fachada de la antigua localización de la papelería Regolf, en la calle del Mar
El cartel de Papelería Regolf.  Juan Nava

La plataforma tiene también una ruta, que se celebró con motivo de la capitalidad mundial del diseño que ostenta València este 2022, y que forma parte de las acciones de documentación, catalogación y divulgación de estas piezas que “tanto han servido para expresar la identidad de los comercios, calles y barrios de València”, defiende.

Además, la intención de la propuesta también está plasmada en un cortometraje que recoge los testimonios de comerciantes de esa València que aún queda entre franquicias y bazares. Como la que esconde la fachada de cerámica que se alza en la calle del Trench, en el número 25, con la rotulación «Centro de específicos sueros y vacunas» sobreimpresa. 

‘TiposQueImportan’ es también un cortometraje que da voz a los diseñadores que pintaban a mano rótulos de la ciudad

A nuestro paso, los turistas también suben la mirada y disparan una foto. “Nadie mira hacia arriba, pero es preciosa. Una de las más grandes que hay en fachada en la ciudad, y por suerte sigue casi intacta”, cuenta el especialista. Es de los pocos rótulos que alaba, pues la mayoría de los que conforman la ruta están descuidados, ocultos bajo nuevos rótulos e incluso a punto de desaparecer.

Es el caso de Vicente Navarro, una tienda de abanicos junto a Santa Catalina cuyo rótulo está casi roto. O el de la Armería Navarro, en la calle San Vicente, oculto tras el vinilo que una tienda de jamones de Salamanca puso al abrir su tienda de viandas en el establecimiento. “Es una pena porque es una de las calles más bonitas de València y el rótulo y el artesonado eran preciosos… por suerte lo han conservado porque debajo estaba escrito el nombre del empresario, Pablo Navarro, y su familia quiso mantenerlo”, cuenta el diseñador.

El rótulo de la peluquería de señoras Casa Vicente, en la Avenida Gaspar Aguilar de València
El rótulo de la peluquería de señoras Casa Vicente, en la avenida Gaspar Aguilar de València Juan Nava

En la calle del Mar hay otro ejemplo con visos de perderse, apunta Maestro. Es el cartel de Papelería Regolf, que se mudó a otro local comercial calle abajo y que está altamente descuidado. El negocio sigue en otro local, que cambió el genuino rótulo por una copia de este, perdiendo de nuevo -según Maestro- “parte de su identidad”.Lee también

Sin embargo, de nuevo en la calle de La Paz, el nombre El Café el Siglo sigue intacto, tallado en madera y ahora da la bienvenida a un pequeño horno. Enfrente, la joyería exhibe el rótulo que diseñó su propio orfebre. Se lee: «Joyería y orfebrería de F. Pajarón». 

“Es un ejemplo de rótulo recuperado y bien conservado, con eso ya es suficiente, pero no pasa en casi ningún caso”, comenta Maestro. Pone otro ejemplo más: la librería de Arturo Sanchis en la calle Tapinería, “donde se percibe respeto por lo que había, por el rótulo de siempre. Un ejemplo de trabajo cuidado”. 

La librería de Arturo Sanchis, en Tapinería, o la joyería de F. Pajarón en la calle de la Paz son buenos ejemplos de conservación

El discurso de Maestro es crítico, pues opina que en la reformulación de las ciudades, los elementos «duros» de la arquitectura se respetan, «pero los blandos, como la cartelería, si nadie los protege se pierden. Y eso está pasando en València».

Forma parte de la Red Ibérica en Defensa del Patrimonio gráfico para salvaguardar y proteger toda la gráfica comercial de las calles de València, las que recorre en su bicicleta diariamente. Desde esa mirada, lamenta los rótulos multicolor, «sin criterio ni identidad» que salpican fachadas y locales porque, argumenta, evitan que la ciudad comunique bien, algo que «lamentablemente se está perdiendo». 

‘TiposQueImportan’
Un proyecto multiplataforma

En la web de ‘Tipos que importan’ cualquier interesado pueda subir esa foto de la frutería donde
su madre compraba todos los días, o la zapatería donde adquirió sus primeras esparteñas que aún conserva su rótulo, a pesar del lastre de los años. También hay un cortometraje con el mismo nombre que, junto a Nacho Rambla, su codirector, presentaron este año y que promocionan estos días en distintos festivales. Y por último, hay una exposición que recopila el proyecto TiposQueImportan que se inaugura en la Galería la Merceria de València el 2 de diciembre. Para mentes inquietas y preocupadas por el patrimonio local.

Fuente: La Vanguardia

AGECU