Saltar al contenido

Santos Ochoa, Premio Nacional al Pequeño Comercio 2022

Esla segunda vez que la librería obtiene la máxima distinción concedida por el Gobierno de España al pequeño comercio

El Boletín Oficial del Estado ha publicado hoy la concesión por parte del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del Premio Nacional al Pequeño Comercio a la librería Santos Ochoa.

Se trata del mayor reconocimiento que un comercio puede obtener en nuestro país.

Para celebrar la consecución del premio, este fin de semana se han reunido en La Rioja más de 50 libreros del equipo de Santos Ochoa en Logroño, Tudela, Soria, Salamanca, Cartagena, Benidorm y Torrevieja. Santos Ochoa inició el negocio de imprenta y librería en Logroño en 1915. Actualmente miembros de la tercera y cuarta generación de esta emprendedora familia continúan con el mismo espíritu de innovación y servicio, liderando un equipo de más de 100 personas.

A día de hoy, Santos Ochoa es una cadena de 19 librerías-papelerías de referencia en nuestro país.

Por otro lado, destaca Diego Ochoa, “Santos Ochoa es un lugar de ocio y cultura donde disfrutar de muy diversas actividades. Gracias a proyectos como el Espacio Cultural Santos Ochoa, varias de las librerías cuentan con un foro en el que se celebran presentaciones de libros, cuentacuentos, juegos, talleres, firmas, charlas, conciertos”…

Como recuerda Diego Ochoa “Santos Ochoa ya había sido galardonada con el Premio Nacional de Comercio en 2005. Tan solo dos empresas lo han logrado por segunda vez”.

El galardón se suma a una larga trayectoria de reconocimientos recibidos ya por esta librería. En 2007, la Federación de Gremios de Editores de España concedió a Santos Ochoa el Premio Boixareu Ginesta a la Mejor Librería del Año en España. En 2016, Santos Ochoa fue la primera cadena en conseguir el Sello de Calidad para Librerías otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Y en 2019 recibió el Premio Comercio Excelente Ciudad de Logroño por su continuidad empresarial.

Diego Ochoa recuerda como en estos más de cien años de vida “el negocio ha sobrevivido a dos guerras mundiales, a momentos de grandes penurias económicas, e incluso a una pandemia”. Por no hablar de la revolución que supuso la aparición de los formatos digitales, “un momento en el que muchos nos daban el pésame por considerar que el formato en papel estaba en vías de extinción”.

Fuente: cadenaser

AGECU