Saltar al contenido

Una tarjeta para ahorrar en los comercios de Briviesca

Los clientes acumularán el 2% del gasto y podrán invertir el saldo en las tiendas adheridas al Programa KM 0. Este lunes, reunión informativa a las 20.15 horas

La apuesta en la que la Cámara de Comercio de Briviesca trabaja desde hace meses a favor de la recuperación del pequeño y mediano comercio supondrá un ligero alivio para los bolsillos de los clientes de las tiendas de la ciudad. Con el lanzamiento del Programa KM 0, los usuarios tendrán a su alcance en los negocios que se adhieran a la iniciativa una tarjeta de fidelización en la que acumularán el 2% del gastos de sus compras, que podrán canjear en cualquier momento y local partícipe. 

La acción, enmarcada dentro del Programa de Apoyo al Comercio Minorista 2022 y cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), llega a la capital burebana con el objetivo de fomentar la lealtad de los consumidores a las empresas locales, impulsarlas y premiar a los ciudadanos aportando incentivos económicos.

En el momento en que una persona decida acumular el porcentaje de la compra realizada deberá entregar su tarjeta (aparejada a su DNI y gratuita) para que el comerciante la pase por el lector y así calcular el gasto y la cantidad que reunirá en el saldo total. Este se cargará automáticamente y el cliente tendrá la opción de gastar dicho importe en la siguiente compra o conservarlo. 

Por ahora y para evitar incomodidades, ya que «a determinados comercios quizás no los compense perder el tiempo para ventas de productos con un coste de céntimos», la idea que sostienen desde la entidad promotora es que la medida sea efectiva a partir de un consumo de «cinco euros», aunque la decisión final correrá a cargo de cada comercio. La adhesión al Programa comenzará el martes de la semana que viene y el uso de la ta tarjeta dependerá del ritmo al que se inscriban los empresarios. «Dejaremos de margen el mes de octubre para que reflexionen y en noviembre los clientes podrán disfrutar ya de la promoción, que ha llegado a Briviesca para quedarse. No se trata de una campaña con meses de duración, sino que se establecerá de manera permanente», explican fuentes de la Cámara.

La ayuda de las administraciones públicas ha resultado crucial para poder desarrollar la aplicación que requiere el sistema destinado a gestionar el proyecto, al igual que los 1.600 euros que aportará el Ayuntamiento briviescano para tal fin. La utilización de la ficha no tiene mayor complicación y los comerciantes verán el saldo acumulado en cada una de ellas según pasen el código de barras, el QR o la introduzcan por el lector de bandas magnéticas. Asimismo, existirá la posibilidad de realizar sorteos, como por ejemplo de diez cargas de 10 euros para consumir en la ciudad, promociones, y contactar con los usuarios para trasladarles que una tienda en concreto ha lanzado una campaña.

Los aproximadamente 50 establecimientos que podrán sumarse a la iniciativa se corresponden con los dados de alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas y que se incluyan dentro de los epígrafes 64, 65 y 66. Este requisito excluye a los negocios dedicados a la hostelería, hospedería y a las farmacias (no a los que proporcionan algunos productos farmacéuticos como las parafarmacias), y la cuantía que pasará a los clientes correrá a cargo de los empresarios. Si bien, hay algunos como los dueños de la Imprenta Hermosilla que ya han comunicado su intención de formar parte del equipo KM 0, pero también hay otros que se muestran más desconfiados y prefieren esperar a recibir todas las explicaciones en la reunión convocada para hoy lunes a las 20.15 horas.

La mayoría de los ciudadanos con los que este periódico ha contactado desconocen la idea, pero los que manejaban algo de información aseguran que «la medida ayudará a reactivar las compras en la ciudad y a atraer clientela de pueblos cercanos y nuevos empresarios que quieran instalarse aquí». Pilar se alegra mucho por el bien estar común y confía en que «la gente deje más de lado las compras por internet y las grandes superficies y se gaste el dinero en su ciudad». A su vez, Carlos, un veraneante que habitualmente reside en Burgos, se planteará «hacer la compra grande los fines de semana» en Briviesca. Marta empezará a «ahorrarse algún viaje a Vitoria» para ir de tiendas. 

Fuente: diariodeburgos

AGECU