Saltar al contenido

El Parlamento aprueba una ayuda de 20 millones para compensar el sobrecoste energético de 4.000 empresas navarras

La medida tiene pendiente de concretar los criterios de reparto, pero alcanzará también a los autónomos y se esperan ejecutar antes de que acabe el año

El Parlamento de Navarra de Navarra ha aprobado este jueves una ayuda extraordinaria de 20 millones para compensar el sobrecoste energético al que están haciendo frente las empresas navarras. Las bases de la convocatoria está pendiente de concretar todavía, pero según las estimaciones del Gobierno foral podría beneficiar a cerca de 4.000 empresas y negocios. La convocatoria se prevé aprobar antes de que acabe el año.

De hecho, el objetivo es financiar los gasto extra al que han tenido que hacer frente el 1 de febrero y el 30 de septiembre de 2022, que se ha disparado hasta en un 96%. Para ello se realizará una comparativa de consumo respecto al año anterior. Algunos grupos han criticado que los criterios de reparto sean homogéneos y no tengan encuentra las casuísticas individuales de cada sector o negocio.

El consejero de Desarrollo Económico, Mikel Irujo, ha defendido sin embargo la necesidad de compaginar “los criterios de reparto con la agilidad administrativa”. Ha señalado además que las ayudas “son fruto de un enorme diálogo con los diversos sectores”, del comercio minorista a la industria agroalimentaria, cuyas aportaciones se van a tener en cuenta en las bases de la convocatoria. El objetivo, según ha detallado Irujo, es beneficiar a las empresas que realicen una actividad económica así como empresarios autónomos que cumplan determinadas condiciones, como tener el domicilio social en Navarra o estar dado de alta en el IAE. Además, las ayudas tendrán un tope máximo. La medida ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos y la abstención de EH Bildu e I-E.

El debate político

La parlamentaria de Navarra Suma María Jesús Valdemoros ha afirmado que «estamos en una situación económica complicada que por desgracia apunta a un empeoramiento en los próximos trimestres» y ha señalado que «nuestras empresas necesitan ayuda» por lo que «estos 20 millones podrían ir en la dirección oportuna». Sin embargo, ha señalado que «hay varios aspectos que nos preocupan». «Si son 20 millones para 4.000 empresas, en una cuenta rápida sería una ayuda promedio de 5.000 euros por empresa, habrá alguna diferencia entre empresas, pero no creo que para la mayoría. ¿Por qué 20 millones? ¿Por qué no 50 millones? Con los datos de recaudación de agosto, Hacienda ha previsto terminar el año con 150 millones de euros más que lo previsto a inicio de año», ha asegurado.

La parlamentaria del PSN Ainhoa Unzu ha explicado que «la crisis energética está sacudiendo con fuerza a todo el tejido productivo y este Gobierno está haciendo lo indecible por proteger a las empresas». Unzu ha recordado que la Comisión Europea permite ayudas temporales a empresas y autónomos por los efectos de la guerra, pero fija como fecha tope de concesión de estas ayudas el 31 de diciembre de 2022, por lo que ha considerado que «es inviable un filtro más selectivo» en la concesión de ayudas «porque generaría muchos problemas de gestión». Sí ha planteado que haya dos excepciones en estas ayudas, las entidades bancarias y los distribuidores energéticos.

Por parte de Geroa Bai, Mikel Asiáin ha explicado que esta ayuda a empresas es «una medida coyuntural permitida por la Unión Europea», pero ha afirmado que en manos de Europa está también «la toma de otras medidas que consideramos imprescindibles, como la intervención en el mercado energético, la modificación del sistema de subasta, la compra conjunta de gas, o la ampliación de la excepción ibérica al conjunto de Europa». Asiáin ha señalado que «la crisis energética se ha convertido en un problema que afecta a todos, ciudadanía y empresas, y requiere de drásticas y urgentes medidas para mitigar sus consecuencias», ante lo que ha defendido la ayuda de 20 millones a empresas.

Por parte de EH Bildu, Laura Aznal ha asegurado que su grupo es «muy consciente de que hay negocios que necesitan ayuda urgente», pero ha afirmado que «financiar estos 20 millones con cargo a un incremento de la recaudación del IRPF no es en absoluto oportuno». «Rentas del trabajo van a las empresas. Pensamos que se podía haber financiado de otra manera», ha dicho. Además, ha criticado que en las ayudas «no se distingue» entre empresas. «Hay empresas que han visto crecer sus beneficios mas de un 5% a pesar de la pandemia, a pesar de la inflación. ¿Son lo mismo estas empresas que otras cuya viabilidad está en jaque?», ha cuestionado.

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha afirmado que «en el ámbito de pymes y autónomos esta convocatoria sí que va a ir a las empresas y autónomos que más gasto han hecho, no es lo mismo una tienda de congelados que de calcetines, las facturas lo reflejarán y se abonará en función al gasto y actividad». Sin embargo, ha puesto «un pero» en el ámbito de grandes empresas «a las que va bien» y que también van a recibir esta ayuda.

Fuente: noticiasdenavarra

AGECU