Saltar al contenido

El pequeño comercio se reactiva en Barcelona, sobretodo en las grandes vías de la ciudad

La consultora inmobiliaria Laborde considera fundamental acabar con la moratoria del sector hotelero en Barcelona

El comercio en Barcelona se recupera y cierra el año 2022 con cifras similares a las registradas en 2019, el curso anterior a la pandemia. El principal impulsor, destacan desde la consultora inmobiliaria Laborde Marcet, ha sido el sector retail (venta minorista), que apuesta cada vez más por ubicarse en zonas estratégicas como Portal de l’Àngel, Passeig de Gràcia, La Rambla y Rambla Catalunya; los conocidos «ejes prime» de la capital catalana.

Desde la consultora afirman que la ubicación de un comercio es imprescindible y situar bien un negocio aumenta la visibilidad de marca y su facturación. Un buen local a pie de calle, por ejemplo, suele facturar más que uno interior. Y uno situado en pleno centro, evidentemente, facturará más que una tienda de barrio. Por supuesto, asiente Miquel Laborde, socio fundador de la consultora, el precio de estos «locales prime»es superior al de la media -el metro cuadrado oscila entre los 15.000 y 70.000 euros-, pero «la inversión suele amortizarse pronto».

El mercado hotelero, al alza

Junto al retail, otro de los grandes impulsores de la economía barcelonesa este año ha sido el sector hotelero. En este sentido, y pese a que la todavía presente moratoria que limita la apertura de nuevos hoteles, cada vez son más las inversiones en las zonas periféricas de la ciudad, por la inversión hotelera atraviesa una tendencia alcista.

«Consideramos fundamental acabar con este tipo de políticas y evitar que desde el propio Ayuntamiento se siga lastrando la inversión inmobiliaria en Barcelona», asiente el fundador de Laborde. Cabe destacar, continúa el experto, que este aumento de la inversión hotelera ha sido proporcional al aumento del turismo en España: «a mayor número de turistas, más alta será la ocupación; y de este modo se irá recuperando, poco a poco, el ritmo de antes de la pandemia».

La compraventa de vivienda

Más allá de los locales comerciales, la consultora inmobiliaria ha expuesto la importancia del mercado de edificios residenciales. Así, según datos manejados por Laborde Marcet, los fondos de inversiones internaciones, alemanes, israelitas, americanos…, se encuentran en búsqueda activa de buenas operaciones, que complementan a los siempre presentes ‘family offices’ e inversores locales. «Hemos percibido como el perfil del inversor extranjero ha regresado a Barcelona tras la COVID-19, aunque no podemos olvidar al inversor local, que todavía tiene gran presencia», afirma Miquel Laborde, que también reconoce que la mayoría de estos edificios se buscan para ser rehabilitados y posteriormente vendidos, con el consiguiente problema de la VPO.

El precio medio final de las compraventas se sitúa entre los 1 y 25 millones de euros, que viene determinado por la ubicación, la superficie o el estado del inmueble, entre otros factores.

Fuente: ABC

AGECU