Saltar al contenido

Gobierno Vasco apuesta por lograr un comercio minorista «innovador, digital y competitivo» en su estrategia a 2030

El consejero Javier Hurtado ha presentado a agentes vascos las líneas básicas para avanzar en su transformación y su sostenibilidad

El Gobierno Vasco ha apostado por avanzar hacia un comercio minorista en Euskadi que sea «innovador, digital, competitivo y sostenible» en 2030. Para avanzar en su transformación, el Ejecutivo ha presentado este lunes las líneas básicas de la Estrategia Vasca de Comercio Merkataritza 2030, en una jornada a la que han acudido asociaciones y representantes del sector comercial.

En su intervención, el consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Javier Hurtado, ha recordado a los agentes económicos del sector presentes que «el comercio afronta retos en un contexto que abarca tres transiciones.

En primer lugar, una transición medioambiental que está pautando nuevos valores y formas de vida y consumo responsable; en segundo lugar, la transición sociodemográfica, con una sociedad mosaico en la que conviven 5 generaciones; y, por último, una transición digital marcada por los cambios en los hábitos de consumo, que tiende a la omnicanalidad, la innovación y la digitalización de los recursos.

Hurtado ha explicado que tras la presentación del diagnóstico del comercio vasco realizado y hecho público en mayo, y que sentaba las bases sobre la situación actual del sector comercial vasco, su Departamento ha fijado ya las líneas estratégicas, que han contado con el proceso participativo del sector.

Las estimaciones recogidas en dicho diagnóstico apuntan a que el comercio minorista en Euskadi cuenta con algo más de 23.100 establecimientos, lo que representa cerca del 14% de establecimientos empresariales y genera un total de 82.130 empleos, un 11% de la población ocupada total.

Sin embargo, entre 2008 y 2021 se han perdido cerca de tres de cada diez comercios, el 27,9%. Además, desde 2019, el presupuesto de las familias y los hogares vascos ha caído un 8,5%, las ventas otro 1,4% y el empleo un 2,3% en estos últimos tres años.

Así las cosas, y en palabras del consejero, esas cifras obligan a una transformación que debe servir para «encarar y anticipar un horizonte temporal 2030 de forma ambiciosa para este sector, pero también para afrontar lo inmediato, las necesidades más cercanas».

VECTORES CLAVE

Para ello, la estrategia del Gobierno Vasco se basará en la implementación de una serie de vectores de transformación del comercio minorista enfocadas a dirigir las actuaciones de las políticas públicas, hacia la idea de poner la empresa y el negocio en el centro del espacio urbano.

A juicio de Hurtado, «el sector comercial solo se puede transformar desde cada empresa con intervenciones que impliquen abordar la digitalización de sus negocios en todos sus ámbitos, desde la omnicanalidad y el factor humano y laboral, al emprendimiento o el desarrollo empresarial o factores centrados en la adaptación sectorializada y especializada.

Por otro lado, la estrategia vasca constata que el hábitat urbano está cambiando, por lo que también el comercio debe enfocar su transformación hacia un urbanismo comercial renovado y sostenible».

Para lograrlo, «hay que impulsar políticas de movilidad urbana sostenible, pero también la logística urbana y el uso de los espacios y fachadas comerciales, con acciones dinamizadoras en mercados y ferias entendidas en clave del siglo XXI», ha mencionado el consejero.

El segundo vector a destacar en esta transformación es el capital humano y las personas como agentes de cambio ya que «el sector y su empleo afronta un momento de cambio disruptivo con la transición digital, la medioambiental y la sociodemográfica».

Por ese motivo, es necesario «profundizar en la gestión de las competencias, de la edad y el relevo generacional y en la calidad del empleo».

El último vector transformador del sector es la gobernanza, y que, tras el análisis de la Estrategia vasca de Comercio 2030 tiene tres conclusiones claves que requieren de tres proyectos tractores: en primer lugar, la actualización del marco jurídico comercial y, en segundo, la creación de un Hub de innovación.

Por último, impulsar Merkabide, programa para el avance en la gestión del sector comercial cuyo objetivo es apoyar al pequeño comercio y otras empresas del sector en la planificación y ajuste de su negocio, adaptándose a la situación actual, mejorando su competitividad y orientándose al cliente y las ventas.

MARCO REGULATORIO ESPECÍFICO

Hurtado ha remarcado la necesidad de ese marco regulador específico y actualizado del comercio vasco y también, de la optimización del sistema, a través de una especialización inteligente y de los roles de actores comerciales, plasmándose en el Hub de innovación comercial que se pondrá en marcha en 2023.

Por último, ha apostado por el refuerzo y optimización de los recursos del Departamento para la dirección de comercio porque, a su parecer, el marco de la gobernanza de las políticas comerciales no puede ser ajena al propio músculo de la entidad a la hora de gestionarlo».

«Solo fortaleciéndolo se pueden abrir alternativas realistas a un modelo de gestión valiente e innovadora» ha finalizado el consejero antes de dar paso a la jornada técnica de presentación de la Estrategia.

Por su parte, la directora de Comercio, Elena Moreno, ha explicado a los agentes presentes que el sector atraviesa en la actualidad un escenario económico de «mucha incertidumbre que, desde hace tres años, no consigue recuperarse en el tiempo».

A su parecer, esta realidad económica «convulsa» ha generado en el comercio minorista vasco «desánimo» por lo que uno de los objetivos de su Dirección es trabajar para conseguir revitalizar el sector y devolverle la ilusión».

Moreno ha explicado la fotografía en la que se encuentra el sector y sus retos principales, que pasan por poner la empresa en el centro de la transformación sectorial y también por su integralidad urbana como foco de convergencia de las políticas públicas en el centro del espacio comercial municipal.

También ha apostado por que el sector avance hacia su «hibridación entre el propio comercio y los servicios, ámbitos que comparten la fachada comercial y que no deben verse como competidores entre sí» sino buscar entre ambos «fórmulas adaptadas a base de subsectores».

HIPERSEGMENTACIÓN

La directora de Comercio ha trazado un panorama de las tendencias que se imponen en este sector, desde el auge de un modelo de sociedad «mosaico», con hasta cinco generaciones de consumidores con hábitos distintos, que genera «hipersegmentación», a la lucha contra la brecha digital generacional o el cada vez mayor gasto social en servicios y menos en consumo.

Moreno ha apostado por que la tienda física se complemente con la venta online y no que compitan entre ellas, ya que el auge del comercio electrónico es una tendencia «imparable».

Así, el informe de situación del Gobierno Vasco ha evidenciado que la compra online concentra ya el 54,6% de operaciones, mientras que la compra solo a través de la presencialidad física en tienda solo la mantienen el 45,6% de los consumidores.

El análisis evidencia una transición hacia un nuevo modelo de comercio minorista, con cada vez más personal empleado y menos autónomos y más empresas de mayor dimensión.

Otra de sus fortalezas destacada por el consumidor vasco es la atención personalizada, y, entre sus debilidades, apunta a su limitada profundidad de surtido, la necesidad de especialización y de evitar solapamientos, adaptando su capacidad abriéndose a la innovación.

Fuente: gentedigital

AGECU