Saltar al contenido

Barcelona logra crear la Capitalidad europea del comercio de proximidad y se postula como primera elegida

La propuesta nacida en el seno del comercio de barrio de la capital catalana obtiene la aprobación del Parlamento Europeo. La ciudad presentará en breve su candidatura, con un programa ya preparado

La idea, nacida en Barcelona, de crear la figura de la Capital Europea del Comercio de Proximidad ha sido aprobada esta mañana de martes por el Parlamento Europeo con el objetivo de promover y proteger el comercio local minorista y la identidad que este otorga a los municipios donde se ubica. La propuesta de Barcelona Comerç, la entidad que aglutina a los ejes comerciales de barrio de la capital catalana, con el apoyo de la federación Vitrinas de Europa y todas las administraciones, llegó el lunes a la sesión plenaria celebrada en Estrasburgo, y hoy ha logrado el aval de los eurodiputados. Como instigadora del programa y sus retos, Barcelona se perfila como la ciudad que posiblemente sea elegida primera capital, aunque en los próximos meses deberá presentar candidatura y competir con el resto de urbes que se propongan.

Durante la presentación de la moción en la Eurocámara, la presidenta del Comité de Peticiones del Parlamento Europeo y poniente del informe, Dolors Montserrat, y los eurodiputados, Jordi Solé, Jordi Cañas y Ernest Urtasun ya han pedido públicamente a la Comisión Europea (CE), la primera Capitalidad para la ciudad, que ya tiene a punto su programa. “Barcelona lleva el pequeño comercio a su ADN. Por eso celebramos una iniciativa surgida de nuestra ciudad, de su tejido comercial, y no ahorraremos esfuerzos para hacer que se convierta en la primera capital europea del comercio de proximidad”, ha dicho el primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, minutos después del resultado.

Delegación barcelonesa en Barcelona, con Vendrell(de negro) y la concejala de Comercio, Montse Ballarín, en el centro./

Salvador Vendrell, presidente de Barcelona Comerç, ha viajado con otros representantes locales a Estrasburgo, donde estos dos días han explicado a los eurodiputados españoles las líneas maestras de esta iniciativa y el impulso que supondrá al comercio de barrio, en un entorno cada vez más globalizado, relata a este diario. Ha calificado la aprobación como “un momento histórico para el comercio local europeo» y el «desarrollo de «las ‘ciudades de los 15 minutos’ que aseguran que sus habitantes tengan todos los servicios básicos cerca, donde el comercio de barrio juega un papel de eje vertebrador”.

Estima que en el primer semestre se desarrollarán las candidaturas, de cada a la posible elección en el segundo, pudiendo coincidir con la presidencia del Consejo de la UE por parte de Pedro Sánchez. Confía en que Barcelona sea elegida y pueda ejercerla en 2024.

Estilo de vida sostenible

El plan se enfoca –tras un esfuerzo que se inició hace seis meses en Barcelona– en que la capitalidad (que podría ser anual) contribuya a «revitalizar y modernizar los modelos de negocio en el comercio minorista». También en asegurar la supervivencia de un «modelo de ciudad europea con barrios revitalizados capaces de preservar nuestra forma de vivir y alejarnos de la desertización comercial que amenaza no solo la identidad de las ciudades de Europa, sino la cohesión social entre los vecinos y vecinas del territorio y un estilo de vida más sostenible», ha destacado la entidad en un comunicado tras la votación. La propuesta comenzó con una solicitud ante la comisión de Peticiones, que ahora ha llegado a la meta, con el voto mayoritario de los presentes, emitido a mano alzada.

La CE elaborará su funcionamiento y los mecanismos para que una ciudad sea elegida periódicamente, contemplando incentivos e implicaciones presupuestarias europeas. La escogida acogería conferencias y otros acontecimientos sobre temas de actualidad relacionados con el comercio, como la digitalización y las cuestiones medioambientales, sugieren desde Barcelona Comerç.El reto es también «dotar al comercio de proximidad de entidad e identidad propia ante las administraciones europeas». La idea ‘made in Barcelona’ ya pareció contar el lunes con la voz favorable de los eurodiputados, conscientes de las afectaciones que ha generado en el sector la pandemia. El paso adelante llega en un momento de «presiones derivadas del aumento de los costes energéticos y la inflación de la zona euro, al que se suma el desafío del comercio electrónico», han destacado algunos votantes. El comisario Virginijus Sinkevičius, en nombre de la Comisión Europea, defendió ayer la iniciativa.

En el continente cobra fuerza la idea de que «la falta de comercio de proximidad puede contribuir a la degradación social, económica y física de los centros y distritos urbanos», e incluso en el deterioro de la seguridad, según apuntaron varios eurodiputados. Por ello, la Eurocámara ha instado a la Comisión y a los Estados a velar por el sector y poner en marcha ayudas y fondos necesarios para su supervivencia en la UE. Según sus datos, las pequeñas y medianas empresas representan el 99% de todas las empresas y ocupan a unos 100 millones de personas en la UE.

Fuente: El Periódico

AGECU