Saltar al contenido

El comercio se resiente en la alimentación en plena escalada de precios

Las ventas de alimentos caen un 2,5% en noviembre tras encarecerse a un ritmo anual del 15%

La actividad comercial minorista retrocedió en noviembre en términos anuales, lastrada especialmente por la alimentación y la venta de bienes para hogar, según los datos ofrecidos hoy por el INE. El momento se encuentra marcado por la inflación, que se ha convertido en la principal preocupación de los consumidores y que en noviembre quedó situada en el 6,8%.

Al informar del dato de inflación en noviembre, el INE identificó los alimentos como los productos que más se habían encarecido, con un incremento del 15%. El Gobierno acaba de aprobar una batería de medidas para rebajar los precios de los alimentos entre las que figura la eliminación del IVA para los productos básicos y un recorte del 10% al 5% en el del aceite de oliva y la pasta.

La tasa anual del Índice General del Comercio Minorista, publicada hoy, registra un retroceso del 0,8% en noviembre o del 0,6% si se eliminan los efectos estacionales y se realiza el cálculo a precios constantes. La caída anual responde sobre todo a la caída en un 2,5% de la alimentación y del 5,2% en la compra de equipos para el hogar.

La leve contracción en el comercio se produce a pesar de que algunas categorías crecen con fuerza. Es el caso de las estaciones de servicio, en las que se ha producido un incremento del 11,7%, o de los equipos personales, en los que la mejora fue del 3,8%.

Los pequeños establecimientos lo pasan peor que los grandes

Por tipo de establecimiento, el comercio retrocedió en noviembre en todos los ámbitos, aunque la caída es más acusada en los pequeños establecimientos y en las cadenas de menor tamaño, con contracciones de entre el 3,3% y el 4,4%. Aguantan mejor, aunque no mucho, las grandes cadenas y superficies, en las que la disminución fue de entre el 0,4% y el 2,6%.

Los datos publicados hoy tienen una lectura positiva si se compara noviembre con octubre, el mes anterior. En este caso, y si se eliminan los efectos estacionales, ha habido una mejora del 3,8%, que es ademas la mayor subida desde abril. Sin embargo, el año pasado el repunte de noviembre frente a octubre fue mayor, del 5,4%.

Desde el Banco de España hasta las propias empresas están informando de una ralentización de la actividad en los últimos meses del año que no impedirá cerrar un 2022 de crecimiento y que por el momento no viene acompañada en España de una recesión.

En la variación mensual, los alimentos tampoco salen bien parados, con un retroces del 0,2%, frente al resto de categorías, que suben un 5,9%. Si se corrigen los efectos de calendario, el comercio minorista de alimentos fue en noviembre un 3,6% inferior al de octubre.

Castilla-La Mancha y País Vasco, donde más cae el comercio

El INE también calcula la tasa de variación anual por comunidades autónomas. Cayó en diez de ellas, especialmente en Castilla-La Mancha, con un retroceso del 4%, seguida de País Vasco y Andalucía, donde la disminución fue del 3,8% y del 2,6%. En Catalunya hubo un descenso del 1,7%. Los aumentos más elevados se produjeron en Baleares (5,2%), Canarias (2,8%) y Comunidad de Madrid (1%).

Fuente: La Vanguardia

AGECU