Saltar al contenido

¿Han muerto las rebajas de enero?

Hace diez años se eliminaron los periodos de rebajas. Desde entonces, grandes y pequeños comercios ofrecen promociones a lo largo de todo el año, si bien estos últimos han sido los grandes perjudicados, según un análisis de la UOC.

Hace diez años se eliminaron los periodos de rebajas. Desde entonces, grandes y pequeños comercios ofrecen promociones a lo largo de todo el año. ¿Quién ha salido ganando con el cambio?

La última vez que fuimos de rebajas corría el verano de 2012. Unos meses antes, el Gobierno sacó adelante una ley que lo cambiaría todo en cuanto a los periodos de descuentos. Sus efectos se hicieron notar en distintos ámbitos, entre ellos, los hábitos de compra de los consumidores. La nueva normativa liberalizó totalmente las rebajas, antes limitadas a dos etapas del año: verano e invierno. De hecho, el contenido de esta nueva ley acabó completamente con las rebajas tal y como se conocían. A partir de su entrada en vigor, no habría un periodo obligatorio ni una franja mínima de descuentos ni restricciones sobre el tipo de prendas que podían estar sujetas a esa promoción.

La Universitat Oberta de Catalunya (OUC) ha analizado los pros y los contras de esta situación para consumidores y vendedores, aunque primero se centra en saber qué impulsó la idea de eliminar las restricciones de los descuentos. ¿Qué necesidad había de revisar la normativa? ¿Qué posibles motivos alentaron su modificación?, se pregunta la entidad.

«Lo que ocurrió fue que la moda rápida, que propiciaba la entrada continua de colecciones nuevas en las cadenas de tiendas, hizo que el consumidor dejara de sentir la urgencia de comprar durante la temporada, por si se agotaban las tallas, y que pudiera esperar a comprar en rebajas«, argumenta Neus Soler Labajos, profesora colaboradora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. «Las tiendas necesitaron poder motivar el consumo entre los periodos de rebajas, y presionaron lo suficiente como para conseguir un cambio de normativa que les permitiera hacerlo», añade.

PEQUEÑO COMERCIO, EL GRAN PERJUDICADO

Desde la aplicación de la nueva ley, los comercios pueden decidir por sí mismos qué periodos de descuentos les convienen más en función de sus necesidades. «Esto significa que pueden liquidar productos o colecciones cuando lo consideren conveniente y dejar libres sus estanterías para la entrada de nuevas colecciones», señala Soler, quien considera este aspecto como la principal ventaja para los comerciantes.

«El pequeño comercio no puede competir ni compararse con el grande porque no tiene margen suficiente»

Neus Soler, profesora de la UOC

Ahora bien, «en contrapartida, el gran inconveniente es el perjuicio que la medida crea al pequeño comercio, que no puede competir ni compararse con el grande porque no tiene margen suficiente (las condiciones que asume el pequeño comercio al adquirir el producto de su proveedor no pueden compararse con las de las cadenas, ya que estas adquieren un volumen de producto mucho mayor, lo que les permite obtener unas condiciones mucho más favorables)», afirma la experta.

«El pequeño comercio no puede asumir la rotación de producto que tienen las cadenas y, aunque le convendría poder motivar el consumo, no puede hacerlo a través de continuas promociones que le devoren el margen de beneficio», añade. En definitiva, «la liberalización de las rebajas deja al pequeño comercio desprotegido, y a merced de que el consumidor elija comprar en la cadena que ofrece la promoción y pase de largo del suyo, que no tiene tal promoción», añade.

Ana Isabel Jiménez-Zarco, profesora también de la UOC, comparte esta línea de pensamiento: asegura que el pequeño comercio no cuenta con las herramientas adecuadas y suficientes para aguantar estos periodos de rebajas no contemplados tradicionalmente, tanto por los horarios como por los descuentos en sí, que se «comen» el margen de beneficio.

Parece que, para salvar esta situación, el pequeño comercio no tiene más opción que adaptarse a las nuevas circunstancias. Por un lado, tal y como afirma Jiménez-Zarco, «muchas de las tiendas físicas también tienen tienda online, por lo que la estrategia debería ser compartida». «Por el otro, el hecho de que el cliente pueda comprar en cualquier punto del planeta a través del comercio electrónico hace que el comercio tradicional se vea obligado a ser más flexible en cuanto a horarios y plazos de entrega, si quiere hacerle frente», añade la experta.

UN ARMA DE DOBLE FILO PARA EL CONSUMIDOR

El hecho de tener a su disposición productos con precios rebajados prácticamente todo el año ha hecho que el público, en general, haya modificado sus hábitos de compra. «El consumidor ahora sabe que el comercio encadena los periodos de descuentos y que, por tanto, si no aprovecha unas rebajas, podrá beneficiarse de las que vengan rápidamente a continuación», señala Soler.

En este sentido, la dinámica de promoción constante implantada en los comercios ha hecho que «el consumidor pierda el sentido de la oportunidad, es decir, que no se vea apremiado por el hecho de no poder aprovechar el momento adecuado para comprar a mejor precio», añade.

El consumidor paga algo menos por un producto que no es de calidad, mientras que antiguamente pagaba mucho menos por un producto de gran calidad

Además, la desaparición de las ofertas acotadas en el tiempo no es algo 100% positivo para el público. De hecho, para la profesora Soler, «ahora, aunque el consumidor tenga varias oportunidades durante el año para adquirir un producto rebajado, ya no puede comprar ese producto que el comercio no había vendido durante la temporada y que rebajaba para deshacerse de él, pero que era de gran calidad». Y es que, «desde el momento en que se producen colecciones destinadas a venderse directamente en periodos de promoción o rebajas, el producto ya no es de calidad«, advierte. «Por lo tanto, el consumidor paga algo menos por un producto que no es de calidad, mientras que antiguamente pagaba mucho menos por un producto de gran calidad», añade.

Por su parte, la profesora Jiménez-Zarco muestra una visión claramente beneficiosa para el público y destaca aspectos como «la posibilidad de comprar a cualquier proveedor a un precio más ajustado y poder elegir entre hacerlo en tiendas físicas o a través del comercio electrónico». «La ventaja no es solo disponer de productos a un precio más bajo, sino también la variedad en cuanto otros aspectos, como la entrega o la forma de pago», afirma.

LAS REBAJAS ONLINE MARCAN EL RITMO

Tanto el comercio digital como el presencial o físico se rigen por la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, que en su artículo 25 establece que las rebajas pueden realizarse a criterio del comercio en cuanto a fecha y duración. «Las dos modalidades están sujetas a la misma normativa, porque, en definitiva, será el mismo comercio el que realice la venta, sea física o digital», recalca Soler. De hecho, los periodos de descuentos son los mismos en ambos casos. Incluso, a veces, son más limitados en el mundo digital, como ocurre en el Cyber Monday, una jornada para las compras que se realizan exclusivamente online.

Este tipo de rebajas ha ido cuajando gracias a la consolidación de las compras por Internet, así como «otro tipo de promociones que no eran propias del país, como el Black Friday. Esta campaña llegó a través del comercio electrónico, pero ha acabado extendiéndose a las tiendas físicas debido a que las grandes cadenas la han implantado tanto en sus ventas en línea como en las convencionales».

Precisamente, una de las muchas consecuencias del éxito del Black Friday es que «la gente puede comprar en promoción durante esta campaña previa a Navidad, por lo que puede lucir la compra durante las fiestas y aprovechar el producto más tiempo que si lo comprara en enero, a las puertas de un cambio de temporada».

Fuente: foodretail

AGECU