Saltar al contenido

Las compras online, la conciliación y la falta de relevo generacional amenazan la continuidad del pequeño comercio

Los comerciantes lamentan las dificultades que atraviesan para mantener las persianas arriba y piden a los consumidores que apuesten por las tiendas locales

Las compras por internet, la dificultad para conciliar y la falta de relevo generacional son algunas de las causas que están detrás del cierre del pequeño comercio.

En Huesca, por ejemplo, cinco establecimientos han bajado la persiana en solo un mes. La céntrica y comercial calle del Coso tiene el 20% de los locales vacíos. A la lista se suma ahora una tienda de puericultura. Su propietaria, Inmaculada Martínez, no ha encontrado relevo generacional tras 27 años al frente del negocio. 

«Me hubiera gustado que las puertas siguiesen abiertas porque el negocio funciona, pero este trabajo requiere mucha dedicación y de momento nadie ha querido lanzarse», lamenta la empresaria.

En el caso de Eva García, las cuentas tras la pandemia no salen, lo que ha llevado a tomar la dura decisión de cerrar tras 21 años danto toques de decoración a los hogares turolenses. 

Locales vacíos en la calle del Coso, en Huesca. 

«Ha sido una decisión muy difícil de tomar, pero realmente son los números los que mandan. No nos podemos olvidar de que esto es un negocio y cuando deja de ser rentable hay que tomar decisiones», explica la gerente de Pandora. 

Hay motivos que lejos de los económicos también llevan a algunos comerciantes autónomos ha dejar su labor. Ainhoa Labadía deja su tienda Fondo de Armario porque necesita conciliar mejor su vida personal y laboral, y los horarios del comercio no le ayudan: «Me da mucha pena porque me gusta trabajar en el comercio y me gusta mucho este mundo, pero es un momento en el que tengo que hacer un parón».

El mismo amor por el comercio que tiene María Isabel Bellostas. La suya es la tercera generación detrás del mostrador. Por suerte, en su caso sí que tendrá relevo, pero ya ha visto cómo ha cambiado la céntrica calle Alfonso I de Zaragoza. «Los compañeros se han tenido que marchar porque no han tenido relevo generacional. No porque no vendieran, porque es una calle que se vende siempre», asegura la propietaria de Bellostas.

Quienes están detrás del comercio local explican que el apoyo de los clientes es fundamental para ellos. A cambio, dicen, dan trato personalizado y revitalizan las calles.

Fuente: cartv.es

AGECU