Saltar al contenido

Las grandes cadenas adelantan los descuentos para animar el arranque de las rebajas de verano

El pequeño comercio prevé que el turismo impulse una campaña marcada por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores

Las rebajas de verano, que tradicionalmente comienzan el 1 de julio, ya se aprecian en los escaparates de algunos comercios. Las grandes cadenas de distribución, como Inditex (Zara) y El Corte Inglés, han empezado a anunciar descuentos, inicialmente en las webs y después en las tiendas físicas, para animar las ventas al final de la temporada. El menor poder adquisitivo de los hogares y el incremento de los costes de producción —que complica que se puedan ofrecer muchas gangas— marcarán las rebajas de precios de esta campaña. El pequeño comercio confía en vender más en las zonas turísticas a la vista de las buenas previsiones para estas vacaciones.

El jueves llegan las rebajas a las tiendas físicas de Zara y también a El Corte Inglés. Las dos empresas ofrecen desde la noche de este miércoles un adelanto de los descuentos a quien compre en su aplicación o en la web (a partir de las 21.00 o 22.00, según la tienda). El grupo de grandes almacenes ya lanzó el día 13 una campaña de descuentos de hasta el 40% en algunas marcas. También en H&M han rebajado los precios, aunque puede ser complicado comprar en las tiendas físicas el jueves y el viernes, ya que la plantilla ha convocado dos jornadas de huelga de 24 horas para lograr mejores condiciones laborales.

Las rebajas servirán para comprobar cómo está el ánimo de los consumidores, cuya renta real cayó un 3,1% en 2022. La inflación se ha comido las escasas subidas salariales, mientras el encarecimiento de las hipotecas está erosionando cada vez más el presupuesto de muchos hogares y su ahorro. “La subida del coste de la vida modifica la lista de prioridades de consumo y la compra de moda no está arriba del todo”, explica Eduardo Zamácola, presidente de la patronal textil Acotex. “Tras los gastos esenciales, como pagar la hipoteca o el alquiler, la gente prefiere destinar su dinero a las vacaciones y al ocio”, añade.

El sector textil facturó 10.658 millones de euros el año pasado, un 20% más que en 2021, según Acotex. Se trata de la primera subida desde la pandemia, pero la cifra sigue lejos de los 18.000 millones de 2019. Zamácola valora estos datos. Los primeros cuatro meses de 2023, además, fueron positivos, pero se detectó un parón en mayo. El empresario, consejero delegado de Neck&Neck, teme que la continua erosión del poder adquisitivo afecte de forma considerable al sector: “Nos tememos que vengan curvas”.

El comercio que mejor puede aprovechar las rebajas es el situado en las zonas turísticas, según Rafael Torres, presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC): “En vista de las buenas previsiones que desde el sector turístico se están haciendo para la temporada estival, sí podemos prever una dinamización de las ventas para la campaña de rebajas, sobre todo en los comercios de aquellos territorios vinculados al turismo, como zonas de costa o grandes capitales”. La CEC espera una campaña mejor que la de 2022, pero advierte: “La situación del comercio sigue siendo complicada”.

También destaca Torres que el sector vive en “un escenario de constantes promociones y descuentos a lo largo de todo el año, por lo que el efecto llamada de las rebajas se ha ido diluyendo en los últimos años y han perdido gran parte del atractivo que para el consumidor tenía el concepto tradicional de rebajas”. Desde que se modificó la Ley de Ordenación del Comercio Minorista en 2012 —marcaba dos periodos de rebajas anuales con unas condiciones mucho más estrictas que ahora—, las tiendas tienen libertad en términos generales para decidir cuándo hacen rebajas, descuentos y liquidación de productos, lo que ha provocado que estas cada vez vayan más desacompasadas, tanto en las tiendas físicas como en la venta online.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) prevé un impulso de las ventas durante el periodo de rebajas. “Aunque el precio del vestido y el calzado ha bajado un 0,8% en lo que va de año, el IPC ha seguido subiendo”, explica en un comunicado. Tres de cada cuatro familias viven al día y no tienen capacidad de ahorro: “Una dificultad que también se traslada a la compra de ropa, un gasto difícil de afrontar para el 42% de los hogares”. Por ello, considera que “muchas familias aprovecharan las rebajas de verano para afrontar la compra de vestido y calzado que estuviera pendiente”.

Fuente: El País

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos