Saltar al contenido

¿Un nuevo delito para proteger al personal de las tiendas?

Tesco pide la creación de un tipo penal específico para evitar ataques a los empleados

En los últimos tiempos están arreciando las agresiones y abusos contra los trabajadores de supermercados, hipermercados y otras tiendas del comercio minorista, especialmente en Estados Unidos y Reino Unido. Con el objetivo de atajar esta ola de violencia, el gigante británico Tesco ha pedido al Gobierno británico la creación de un delito penal específico para proteger al personal de los establecimientos.

En concreto, el consejero delegado de Tesco en Reino Unido, Jason Tarry, ha apoyado una propuesta popular legislativa que pide al gobierno que considere la violencia o el abuso contra los trabajadores minoristas como un delito penal específico e independiente. La petición, presentada esta semana ante el Parlamento por un trabajador de Tesco, pide a los legisladores que actúen y endurezcan las leyes que protegen al personal de las tiendas.

Esta iniciativa se produce en medio de una creciente ola de ataques verbales y agresiones a los trabajadores minoristas. Tesco ha informado que los incidentes violentos contra sus empleados han aumentado un 33% en comparación con esta misma época el año pasado, al tiempo que las cifras de la patronal del sector (British Retail Consortium) muestran 850 incidentes diarios de violencia y abuso hacia personal de la tiendas británicas.

Jason Tarry (Tesco): “Crear un delito independiente envía un mensaje contundente al grupo de personas que atacan a los trabajadores de las tiendas”

“Estoy totalmente de acuerdo con la petición para que el abuso de los trabajadores del comercio minorista sea un delito independiente. Queremos que nuestros compañeros estén seguros en el trabajo. Crear un delito independiente no sólo envía un mensaje contundente al pequeño, pero violento, grupo de personas que abusan y atacan a los trabajadores de las tiendas, sino que también les deja claro que, como nación, nos tomamos en serio su protección”, explica Tarry.

La petición fue iniciada por Jenny Whyte, que trabaja en las tiendas de Tesco en el norte de Inglaterra: “Nadie debería venir a trabajar con miedo de ser agredido o abusado simplemente por hacer su trabajo. Sin duda, las cosas han empeorado en los últimos años y algunos de los incidentes que han tenido que afrontar otros colegas son realmente impactantes. El Gobierno podría demostrar que se toma en serio la protección de los trabajadores minoristas en primera línea con un delito específico”.

Para hacer frente al creciente número de ataques a trabajadores de las tiendas, Tesco ha adoptado nuevas medidas para proteger a sus colegas, incluidas cámaras corporales que los colegas pueden elegir usar y nuevas pantallas de seguridad de vidrio templado que se están instalando en más de 300 tiendas de conveniencia Tesco Express y quioscos de gasolineras.

Fuente: revistainforetail

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos