Saltar al contenido

Black Friday: la «fiesta» de las compras compulsivas, pero un problema para los pequeños negocios

La caída de la demanda, una mayor competencia y los descuentos agresivos provocan un grave deterioro de los márgenes del comercio minorista. La Generación Z (1994-2010) es la que antes se arrepiente, pero la que más gasta.

Nadie está a salvo del Black Friday. La temporada de rebajas por excelencia llega con fuerza este viernes 24 de noviembre, a la que se suman cada vez más establecimientos y que hacen que sea casi inevitable no comprar algo. Los descuentos, que oscilan desde el 5% e incluso superan el 70%, desatan el consumismo desenfrenado de los españoles, que no dejan escapar esta oportunidad para adquirir sus productos favoritos o los regalos de Navidad a un precio mucho menor del habitual. Y es que el 84% de los consumidores tiene pensado aprovechar las ofertas del «Viernes Negro», según una encuesta realizada por Milanuncios y Appinio.

A partir de este viernes, la entrada en los centros comerciales, las colas y el caos serán los grandes obstáculos a los que tendrán que hacer frente todos aquellos que quieran comprar algo durante esta fecha señalada. Pero, ¿realmente necesitamos adquirir algo en el Black Friday o es una necesidad impuesta?

Las rebajas crean falsos deseos en los consumidores para comprar productos que en realidad no necesitan o quieren, lo que provoca el posterior sentimiento de arrepentimiento. Tanto es así, que el 61% de los españoles afirma haber realizado compras innecesarias en campañas anteriores y, según un estudio elaborado por idealo, el 89% de los españoles realizarán compras por impulso este «Viernes Negro». En esta línea, la Generación Z –los nacidos entre 1994 y 2010– es la más fiel a esta campaña, aunque también es una de las generaciones que más se arrepiente de sus compras por impulso (74%).

Este consumismo desenfrenado provoca que tres de cada diez españoles tengan que recurrir a plataformas de segunda mano para vender aquellos productos que han comprado durante esta temporada de rebajas para darles una segunda vida y apostar por la economía circular.

No obstante, pese a que muchos se sumergen inevitablemente en esta temporada de rebajas, hay otros pocos que consiguen esquivar la bala del gasto. En este sentido, uno de cada diez consumidores asegura que no comprará nada durante este viernes 24 de noviembre, bien porque ya tienen todo lo que necesitan (34%) o porque quieren limitar su consumo (21%). Además, dos de cada diez afirma estar prestando atención a su presupuesto y un 34% no cree que en este Black Friday vaya a haber grandes ofertas.

El efecto de esta campaña no solo se notará en el bolsillo de los consumidores, sino que también afectará a los comercios minoristas. La caída de la demanda, una mayor competencia, el incremento de costes de financiación y de explotación así como los descuentos agresivos harán que los márgenes de las empresas más pequeñas en nuestro país se deterioren durante el conocido «Viernes Negro», según un análisis de Crédito y Caución. Además, todos estos factores provocarán un aumento del riesgo de crédito en este sector, sobre todo en el caso de las tiendas más pequeñas. Sin embargo, este no es un problema único en España, sino que este se extiende a nivel mundial afectando a países como Francia, Alemania, Italia, Países Bajos o incluso Estados Unidos.

Adelantar compras navideñas

El Black Friday no solo se celebrará este viernes, sino que esta fiesta del consumo se alargará incluso una semana en algunos establecimientos. Por tanto, el gasto medio de los hogares españoles ascenderá hasta los 284 euros, un 35% más que el año pasado, tal y como apunta Milanuncios y Appinio. Por su parte, la OCU sitúa el gasto medio en unos 237 euros y desde idealo explican que la mitad de los que comprarán en esta fecha señalada gastarán menos de 200 euros, aunque un 37% de ellos se dejará entre 200 y 500 euros en esta temporada de rebajas.

El comercio online cobrará fuerza durante el «Viernes Negro», ya que seis de cada diez comprará vía Internet, y tan sólo el 34% adquirirá sus productos en tienda física, asegura la agencia Tandem Up. Así lo confirma también Asnef, la asociación patronal de establecimientos financieros de crédito al consumo, ya que confirma que el 70% de los usuarios aprovecha esta temporada de rebajas para comprar online. De esta forma, el Black Friday se posiciona como la mejor época del año para el e-commerce, por delante de los Reyes Magos (64%) o las rebajas de verano (56%).

La moda, el calzado y los complementos se posicionan como los productos estrella, y es que un 46% de los consumidores comprará ropa en esta temporada de rebajas, según explica idealo. La electrónica también capta el interés de los españoles, ya que más de la mitad de ellos comprará este tipo de productos. Además, también se adquirirán juguetes, pequeños electrodomésticos, muebles o incluso material deportivo.

La inflación y los elevados precios no parecen frenar el consumismo de los españoles, que incluso recurren a préstamos para financiar sus compras en el «Viernes Negro». El 15% de ellos asegura haber solicitado un crédito en esta temporada de rebajas, según un estudio elaborado por Kantar Insights para la Asnef. Además del Black Friday, los momentos del año más destacados para los servicios de financiación son las vacaciones de verano (33%), la Navidad (31%), la «cuesta de enero» (20%), la «vuelta al cole» (15%) o las rebajas (12%).

Fuente: La Razón

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos