Saltar al contenido

Negocios que resisten en el centro de Zaragoza: «Si no bajan los precios de los locales, al final solo quedarán franquicias»

Arancha Benedí, emprendedora de moda, está al frente de uno de los negocios que aguantan en una de las zonas más caras.

Un paseo por las calles del llamado mercado ‘High Street’ de Zaragoza, el corazón comercial de la ciudad, refleja la evolución del comercio hacia la expansión de las grandes cadenas de moda y franquicias de regalos, complementos y restauración que ahora llenan muchas ellas. Resulta difícil encontrar negocios de emprendedores que resistan o se atrevan a abrir en zonas donde el elevado precio de los alquileres suele ser una primera barrera. Arancha Benedí, desde la tienda de la marca de moda oscense Cocolebrel, es una de ellas. 

El último informe de la consultora inmobiliaria CBRE sobre la actividad comercial en el centro de Zaragoza afirma que hay movimiento en las principales arterias de tiendas y restauración. Destaca que ha bajado la disponibilidad de locales en las calles Jerónimo Zurita (2%), paseo de la Independencia (3%) y San Ignacio de Loyola (5%), principalmente. En la primera de ella hace tres años que abrió Arancha.

«Abrimos hace tres años, todavía estábamos en pandemia porque íbamos con mascarilla», recuerda, desde su establecimiento en Zurita. Se decidió a montar su propio negocio después de trabajar en el sector comercial compaginando sus estudios de marketing. La tienda comercializa diseños de la firma oscense Cocolebrel, especializada en moda para mujer, cuya artífice, Paula López, ha recibido varios premios en los últimos años y ha protagonizado desfiles en Madrid.

Tienda física y por internet

La marca vende también por internet. «Una tienda física solo puedes sujetarla teniendo una buena estrategia de publicidad ‘online’ y en las redes sociales porque si no se te comen las grandes marcas», asegura. De esta forma pueden llegar a más público. «Es necesario tener tienda física porque al final todo el mundo aunque lo vea en internet viene a ver las prendas porque es producto de calidad», señala. El auge del comercio electrónico ha sido una de las principales amenazas de los establecimientos tradicionales, pero que los más jóvenes han sabido aprovechar.

Sin embargo, recalca el esfuerzo que supone para un emprendedor mantenerse en una ubicación ‘premium’ del centro de la capital aragonesa. «Si no bajan los precios de los locales, al final solo quedarán franquicias», lamenta. Desde que llegó ha visto cómo han ido desapareciendo otros negocios de toda la vida y les han relevado grandes cadenas. «Aquí han cerrado prácticamente todos los pequeños negocios», afirma, repasando los que tenía como vecinos. 

Calles para cadenas de moda y bares

«Las calles ZuritaCostaSanclemente y el entorno de la plaza de los Sitios vive un resurgimiento, sobre todo, por la hostelería«, añade Fernando Baena, presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Aragón. Reconoce que los elevados precios de los alquileres hacen que estas zonas se sitúen fuera del alcance de muchos emprendedores, que buscan otras zonas. Moda y hostelería son los principales sectores.

En cualquier caso, en estos puntos del centro al ser las rentas altas, «a no ser que vaya un grupo grande de restauración, un autónomo que quiere montar un negocio de hostelería en la zona centro es muy complicado», reconoce Alicia Noguera, desde el departamento de ‘High Street’ en Zaragoza de CBRE.

El informe de la consultora apunta los precios más altos en unos 80 euros por metro cuadrado al mes para un local de entre 100 y 200 metros en el paseo de la Independencia, la avenida comercial que sigue reinando en el centro. Los precios se sitúan a la mitad, pero siguen siendo de unos 40 euros el metro cuadrado al mes en inmuebles en calles como San Ignacio de Loyola. 

Entre los últimos movimientos, CBRE ha asesorado la apertura de la tienda de ropa de hombre Boston, inaugurada en Zurita, en el local que ocupaba otra cadena de moda de caballero nacional, y la reubicación de la cadena de ropa y complementos para mujeres Subdued, que se traslada de Paseo Damas a San Ignacio de Loyola. «La firma aprovecha así su gran fachada y el amplio número de grandes firmas de moda en las inmediaciones con un ‘target’ medio-alto», ha apuntado la consultora.

La ubicación, los metros de fachada o si es un chaflán son decisivos para fijar el precio, recuerda Baena, que considera complicado apuntar una «horquilla» de precios.

La cicatriz de la huída de Inditex del paseo de las Damas 
Locales comerciales en alquiler en el paseo de las Damas de Zaragoza.

Locales comerciales en alquiler en el paseo de las Damas de Zaragoza.

Oliver Duch

Muy por debajo de esos precios se pueden encontrar locales en el paseo de las Damas. En el que fuera uno de los puntos emblemáticos para el comercio en el entorno de El Corte Inglés de Sagasta la realidad comercial se divide por tramos. Mientras en el primero hay movimiento con cierres pero también aperturas, el segundo agrupa varios metros de locales cerrados con carteles de ‘se alquila’ de cuatro inmobiliarias diferentes. Se trata del espacio que dejó libre hace unos años Inditex, que llevó a cabo un ajuste de tiendas físicas en toda su estructura y cerró varias en Zaragoza en los bajos del complejo Residencial Paraíso. Todavía no han encontrado nuevo inquilino.

«Inditex ha podido ser ser un detonante, pero también que los locales que están en Residencial Paraíso tienen muchas barreras arquitectónicas, que antes no se miraban tanto», apunta Alicia Noguera, desde el departamento de ‘High Street’ en Zaragoza de CBRE, en referencia a que para acceder desde la acera hay que subir varios escalones. La consultora calcula que habría locales con rentas medias de unos 25 euros por metro cuadrado al mes.

«En general, el pequeño comercio está mal, primero porque el electrónico ha venido a quedarse y porque en Zaragoza las grandes superficies han hecho mucho daño», afirma Baena. «Después de la pandemia se ha notado otro bajón. No hay una actividad comercial muy importante», considera el agente de la propiedad inmobiliaria. Además de las aperturas de los grandes grupos, «en general, cuesta alquilar», asegura. 

Noguera insiste en que Zaragoza sigue siendo un mercado interesante para grandes firmas. 

Para Baena, «cuesta cambiar la mentalidad de los propietarios de que tienen que bajar los precios, que no tienen otro remedio para que los locales puedan ser accesibles».

Fuente: Heraldo

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos