Saltar al contenido

La gran remontada del comercio en Barcelona: estos son los barrios que ganan tiendas

El centro de Barcelona sigue sin recuperarse por completo, pero otras zonas mejoran respecto a 2019

Barcelona sigue teniendo persianas bajadas y mucho comercio de corto recorrido, relevado una y otra vez. Pero un examen realizado por el ayuntamiento en 18 zonas o ejes comerciales que suman unos 8.000 establecimientos en planta baja revela que los efectos de la pandemia han quedado en general atrás a efectos de recuperación de volumen de actividad económica. La muestra radiografiada, que abarca todos los distritos y una décima parte de la oferta, concluye que la ciudad solo está un 1% por debajo de 2019. Eso sí, el epicentro comercial de la capital catalana sigue algo más deficitario que los barrios, mientras que otras zonas menos céntricas han ganado oferta.

Tras tres años marcados por el covid y sus secuelas en la actividad económica, que abarcaron del cierre de cientos de tiendas (sobre todo en el centro de Barcelona) a una recuperación marcada por el peso de los créditos y la inflación, el consistorio cree que la «normalidad» ya es plena en términos de negocios en funcionamiento en el conjunto de la metrópolis, que suma casi 60.000 negocios activos.

Un empleado transporta ropa a una tienda en la calle de Pelai, durante este puente de la Purísima. /MANU MITRU

La concejala de Comercio, Raquel Gil, detalla a este diario que este año han elegido 18 zonas «representativas» para determinar como el «contexto socioeconómico extraordinario» había afectado a la actividad. El resultado, a tenor de las cifras, es que en la mayoría de zonas el «dinamismo de la recuperación ha sido bueno».

Para conocer la realidad de cada zona y las renovaciones comerciales, el ayuntamiento acaba de lanzar el Visor del Censo de locales, que hoy avanza El Periódico, y permite a ciudadanos y profesionales recorrer la ciudad online a golpe de clic, con información especialmente detallada en las 18 zonas actualizadas.

Resultados por zonas

Resulta llamativo que pese al furor turístico de los dos últimos años, la zona de Portal de l’Àngel y Portaferrisa, en Barnacentre, sea la que más está tardando a recuperar su vitalidad habitual. En concreto, está a un 93% de actividad respecto a la prepandemia. En ese lado aún deficitario de la muestra figuran también otros ejes céntricos y muy concurridos, como Pelai-Tallers-Rambla (al 96%), y Rambla Catalunya-Balmes (96%). Le siguen en menor medida la calle de Sants y la zona comercial del Clot, ambas al 97%, y la zona comercial de Sant Andreu, al 98%.

Por contra, la mayoría de puntos analizados están ya por encima de la situación de 2019: han ganado tiendas. En Balmes-Casanovas-Diputació (la parte sondeada dentro esa área del Eixample) están al nivel de hace cuatro años. Pero se sitúan por encima (102%) en el Cor d’Horta, Gran de Gràcia y la zona del Born. A un 103% en Fabra i Puig, Via Júlia, Creu Coberta, la zona comercial del Poblenou y la Diagonal (de paseo de Gràcia a Francesc Macià). El eje de Maragall llega al 104% de lo que tenía en prepandemia, mientras que Major de Sarrià se eleva al 106%, siendo la que ha salido más bien parada hasta la fecha.

Gil considera que «los datos nos muestran que pese a la pandemia y la crisis de suministros e inflación, se ha producido la recuperación económica y tenemos un comercio fortalecido«, en líneas generales. Pese a ello, no se puede pasar por alto que el comercio de Barnacentre sigue con negocios cerrados en algunas calles destacadas y reivindicando políticas que no solo comporten aperturas, sino la llegada de una nueva oferta de calidad que dé más identidad al centro de la ciudad. El distrito de Ciutat Vella tiene sobre la mesa la tarea de desarrollar un plan de acción al respecto.

Una de cada 10 tiendas, cerrada

Con el chequeo a esta amplia muestra, el ayuntamiento se muestra optimista respecto a las cinco categorías que desde 2019 se utilizan para definir la situación del comercio, porque resultan comparables a las utilizadas en ciudades europeas. Así, el índice de abastecimiento comercial, que representa la densidad de tiendas y servicios por cada cien habitantes era de 3,73 y en 2023 aún está 14 décimas por debajo.

En el caso del índice de aprovechamiento comercial (la proporción entre locales abiertos y cerrados en planta baja), se sitúa en 89,14% de espacios en funcionamiento, es decir nueve de cada diez. El dato no coincide con otros estudios porque depende de la base que se utilice, ya que numerosos bajos se han reconvertido en viviendas o suman décadas cerrados.

Fuente: El periódico

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos