Saltar al contenido

Los comercios aragoneses se reducen a casi la mitad en los últimos 20 años

Actualmente hay 11.300 empresas en el sector, cuando en 2003 había unas 20.000. El pequeño comercio sobrevive en las ciudades, pese al empuje de grandes superficies y el comercio electrónico. Seis de cada diez compras se siguen haciendo en tienda física

   

El pequeño comercio sobrevive en las ciudades a pesar del empuje de las grandes superficies y el comercio electrónico. Actualmente hay 11.300 empresas en el sector que dan trabajo a 85.000 personas en la Comunidad, cuando hace dos décadas, en 2003, había casi el doble de establecimientos comerciales, unos 20.000. En el 80% de las ocasiones, antes de comprar, se busca en Internet. Sin embargo, seis de cada 10 adquisiciones se acaban realizando en una tienda física. Unos datos que se han analizado este lunes en el Observatorio Aragonés del Comercio, órgano consultivo del sector. 

En la provincia de Zaragoza, por ejemplo, hay en total 7.910 establecimientos, ocho por cada 1.000 habitantes. La mayoría están en la capital, donde el pequeño comercio intenta resistir en la ciudad a pesar del auge del comercio electrónico.

Una situación que se traslada también a algunos barrios históricamente comerciales, como Las Fuentes o San José, que van perdiendo cada vez más volumen de negocio, pero donde establecimientos de toda la vida intentan reinventarse o adaptarse a los nuevos hábitos de consumo. Entre los más afectados se encuentran sectores como el textil o los electrodomésticos.

En Huesca, los principales retos que tienen que afrontar los comerciantes son la falta de relevo generacional y la digitalización. Muchos establecimientos buscan tener, además del escaparate físico, otro también en internet. Y trabajan para atraer clientela con iniciativas como la Feria de Stocks, que este año reunió a más de 11.000 personas.

Por su parte, en Teruel el relevo generacional marca el paso, con tiendas que cierran por jubilación y aperturas mucho más provisionales. El resultado es que en esta década hay un goteo negativo. A cambio, los 130 comercios de la capital turolense tienen imaginación y unión, y uno de los ejemplos de esa economía cooperativa es una red de descuentos. Una tienda hace un descuento que se gasta en una competencia que más bien se aprecia como un socio.

El pequeño comercio no puede convertirse solo en ‘online’

«Somos conscientes de que toda venta comienza en una pantalla, estamos en casa y comienza ahí la compra. No quiere decir que el pequeño comercio tenga que vender solo ‘online’, es un error. Tiene que utilizar las redes, pero no llegar a eso. En Teruel digitalizamos descuentos, compartirlos para que la compra en una tienda acumule y se gaste en el sistema red», explica Rodolfo Pangua, gerente del Centro Comercial Abierto de Teruel. 

La competencia de los bazares, las grandes superficies, la falta de relevo generacional y, ahora, las compras ‘online’ obligan al sector a reinventarse y a ser todavía más resilientes. «En los años 90 se ponía el foco en el producto, ahora en el cliente. Poner el foco en las personas, en el trato humano, es fundamental y diferencial y esto el mundo digital no lo tiene», indica Javier Camo, director general de Comercio, Ferias y Artesanía del Gobierno de Aragón. 

Para impulsar los negocios más pequeños, el Ejecutivo autonómico extenderá el programa ‘Volveremos’ del comercio de Zaragoza a toda la comunidad en 2025. El próximo año comenzará en pruebas en dos municipios.

En el Observatorio Aragonés del Comercio también se han analizado los cambios de consumo y las nuevas tendencias socioeconómicas. Descartan aumentar los días de apertura de festivos, aunque estudiarán modificar la normativa para flexibilizarla en algunos sectores, como el de la alimentación.

Fuente: cartv.es

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos