Saltar al contenido

222 pueblos de Burgos sobreviven sin ningún tipo de comercio

Suponen el 59,8% de los municipios de la provincia. Allí, la venta ambulante es fundamental y el Transporte a la Demanda también viene a facilitar el desplazamiento

El medio rural despoblado de personas también lo está de comercios y servicios, pero los burgaleses que residen allí necesitan tiendas, adquirir alimentos y otros productos. La subsistencia alimentaria de estos vecinos de los pueblos de Burgos, en muchos casos, depende de los vendedores ambulantes que facilitan que algunas poblaciones rurales puedan seguir contando precisamente con eso, con población.

También se han puesto en marcha en pueblos servicios como taxi municipal para llevar a los vecinos al médico y aprovechar esas citas para realizar compras en el pueblo cabeza de comarca. En esta línea se mueve el servicio de la Junta de Castilla y León de Transporte a la Demanda. El Bono Rural gratuito de Transporte a la Demanda llegó en 2023 a los 25.072 viajes, supusieron 9.422 viajes más que en 2022, un crecimiento del 60,2%. Este servicio permite desplazarse sin coste por los territorios de la comunidad.

Estas iniciativas son fundamentales en el medio rural burgalés, ya que 240 municipios de la provincia no cuentan con ningún tipo de comercio. Burgos es una de las provincias que más municipios tiene, 371, por lo que esta cantidad supone que el 59,8% de los municipios no tiene ningún servicio de estas características en su territorio. Es decir, tampoco en ninguna de las pedanías, que contándolas supone aumentar mucho el número de localidades.

Pueblos sin comercios

Los 3.195 comercios que la Junta de Castilla y León registra en la provincia de Burgos se reparten entre 149 pueblos. La carencia de dotaciones y servicios del medio rural se cronifica. De los 149 pueblos con comercios, 109 poseen cinco o menos establecimientos en su territorio.

En esta línea, Villangómez ha creado un proyecto de mercado rural ambulante 2.0 en el que la venta ambulante se ve reforzada por las nuevas tecnologías. Lo que buscan es que estos vendedores ambulantes no dejen de ir al pueblo. Los vendedores ambulantes de la provincia no son algo nuevo, desde los carros tirados por caballos hasta los camiones frigoríficos, pero ahora ven caer su volumen de negocio por la despoblación.

Pero ellos son un elemento clave para frenar esta despoblación. Por ello, muchos han tenido que aumentar los pueblos de sus rutas para hacer crecer sus clientes y, aún así, no logran aumentar rentabilidad. Muchos siguen acudiendo a algunos pueblos de la provincia por cariño y compromiso con sus clientes, no por rentabilidad.

Fuente: burgosconecta

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos