Saltar al contenido

Del escaparate a la puerta de casa: este es el gran bazar ‘online’ del comercio de Zaragoza

Las tiendas de barrio se suman así a la venta por internet con la ayuda de Ecos y el consistorio

El reparto se realizará con vehículos eléctricos y se reforzará con un servicio ‘locker’

El presente y futuro de los comercios está en el ‘marketplace’, es decir, en las plataformas de compraventa de artículos por internet. Con permiso del gigante Amazon, el comercio de proximidad de Zaragoza se está organizando para poder realizar envíos a casa, facilitando así las compras a los clientes que, ahogados por el frenesí del día a día, tienen que recurrir a las plataformas ‘online’ y los pedidos a domicilio que ofrecen las grandes cadenas. Un servicio muy costoso para una tienda de barrio por su elevado coste que solo se puede salvar repartiendo los gastos y creando plataformas conjuntas entre comerciantes.

La mecánica es sencilla y no alberga novedades. Uno hace el pedido a través de la web y le llega a casa a la hora elegida. Pero hay más. A diferencia de las grandes marcas, las tiendas de proximidad ofrecen algo que un súper no tiene: cercanía. Así que hay tiendas a las que se les puede hacer el pedido por teléfono e incluso por WhatsApp. También ofrecen la posibilidad de comprar ‘in situ’ y solicitar que el servicio llegue a domicilio.

Este proyecto, Del comercio a casa, echó a rodar en diciembre de la mano de Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza y Provincia (Ecos) y ahora el consistorio zaragozano ha decidido sumarse invirtiendo en este plan 130.000 euros a sabiendas de que solo así, generando nuevas sinergias entre los comerciantes, podrán resistir a los nuevos hábitos de los consumidores.

El pequeño comercio no puede competir con los bajos precios de grandes marcas y bazares ‘online’, pero sí puede poner en valor la calidad de sus productos, sea cual sea el sector. Para poder llegar a más público, irremediablemente tienen que facilitar las compras por internet y la entrega a domicilio, un servicio que para una tienda de barrio resulta demasiado caro. Así que Ecos, con la ayuda del consistorio, ha creado la plataforma digital y ha puesto a disposición de los negocios (que forman parte de la federación) un equipo de reparto a domicilio. Hay distintas modalidades de envíos, desde exprés, en el día o varios días, según las necesidades del cliente. Adaptarse es clave para que funcione ese servicio. 

Pruebas desde diciembre

La primera experiencia piloto se llevó a cabo en diciembre, en la que participaron 35 establecimientos que forman parte de la red de Ecos y que ofrecieron a sus clientes el envío a domicilio. Aunque todavía no hay datos concretos sobre cuántos repartos se realizaron durante el primer mes de funcionamiento, desde la organización de comerciantes, Vicente García asegura que la acogida fue «excelente». Prueba de ello es que este servicio se va a ampliar a todos los negocios que forman parte de la federación. También hay que destacar que se realizó durante la campaña navideña, cuando se produce un pico de la demanda.

Desde el consistorio zaragozano explican que el comercio de la ciudad debe adaptarse a los nuevos hábitos de los consumidores, los que cada vez dedican menos tiempo a realizar la compra de forma presencial, pero que siguen queriendo productos frescos y de calidad. Además, no hay que pasar por alto que los usuarios cada vez están más concienciados con el comercio de barrio y sostenible.

Por ello, además del reparto a domicilio, el ayuntamiento trabaja también en la posibilidad de instalar un servicio ‘locker’ (de taquillas, que serán refrigeradas para los productos frescos) en puntos concretos y transitados, como el Mercado Central, para que los usuarios puedan recoger sus pedidos con mayor libertad sin depender de los horarios de las tiendas.

El proyecto de Ecos tiene otra peculiaridad y es que el reparto se hace con vehículos 100% eléctricos. No es baladí porque, además de cuidar el medioambiente, es básico que las entregas sean sostenibles teniendo en cuenta que en Zaragoza se ha creado una zona de bajas emisiones en el centro y que, en principio y tal y como obliga Europa, será más restrictiva a futuro. Por ahora, los coches y furgonetas de reparto no tienen limitada su circulación. 

Fuente: El Periódico de Aragón

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos