Saltar al contenido

El 30% de los comercios del centro de Huesca están cerrados: «Cada día cuesta más subir la persiana»

El sector pide más ayudas económicas. Aseguran que en los últimos años han bajado «un poco» los alquileres, que ahora oscilan entre los 400 y los 2.100 euros al mes.

El declive de la histórica calle San Orencio, agudizado por el reciente cierre de la Joyería Relojería Suiza tras 40 años, es la situación más sangrante que afecta al pequeño comercio de Huesca, pero no la única. Y es que casi el 30% de los locales ubicados en el gran corazón comercial de la ciudad se encuentran cerrados.

La veintena de calles y plazas de la zona centro suman 372 locales y, según el recuento realizado este lunes por HERALDO, 106 tiene carteles de venta o alquiler en sus escaparates o simplemente clausurados. Y en breve se unirán a la lista otros dos que están de liquidación.

Las dos principales arterias comerciales de Huesca, el Coso Alto y el Coso Bajo, concentran 150 de estos establecimientos. Y hay una ligera diferencia de ocupación. En la primera, el 23% están cerrados, y en la segunda el 26%, la gran mayoría en el tramo desde San Lorenzo hasta Santo Domingo y, curiosamente, en el lado de los números impares.

Otro punto neurálgico del pequeño comercio, el entorno de la Correría, está sufriendo con especial incidencia la bajada de persianas ya que de los 42 locales de esa zona de entrada al casco antiguo, 15 están sin actividad (35%).

También es preocupante el porcentaje de cierres de otros lugares emblemáticos como la plaza de Luis López Allué (2 abiertos y 4 cerrados), la calle del Parque (1/2), la plaza Lizana (2/5), San Orencio (4/10), los Porches de Galicia (3/3), el pasaje comercial del Coso Alto (7/6), Valentía Carderera (6/3), Miguel Servet (7/4), Padre Huesca (10/5) o Cavia (11/7).

La calle Fatás es una de las que tiene una ocupación más alta de locales comerciales de Huesca.
La calle Fatás es una de las que tiene una ocupación más alta de locales comerciales de Huesca.

En la cara de la moneda está la calle Fatás ya que de los 19 locales comerciales solo hay uno sin actividad que, además, está sin acondicionar. Tiene 125 m2 y uno de los alquileres más altos del centro (1.900 euros al mes).

Además, tienen plena ocupación los 11 locales de la zona de Barrionuevo, contigua al Coso Alto, los 5 de la calle Barbastro, los 3 de la plaza Navarra y los 3 de Berenguer. Y están muy cerca de ella la calle Zaragoza (13 abiertos y 2 cerrados) y la calle Alcoraz (17/4).

Los precios de los alquileres que ofrecen las inmobiliarias oscilan entre los 2.100 euros de un local de 255 m2 en Alcoraz hasta los 450 de otro de 60 m2 en Ramiro El Monje. Pero hay también de 50 m2 en Miguel Servet por 800; de 55 m2 en el Coso Bajo por 900; de 180 m2 en Cavia por 1.200; o de 287 m2 en San Orencio por 1.700.

En cuanto a los locales en venta, la horquilla va de los 384.000 euros de uno de 162 m2 en Miguel Servet hasta los 65.000 euros de uno de 60 m2 en San José de Calasanz, o los 79.000 euros que piden por otro de 67 m2 en el Coso Alto.

«Es mejor alquilar por menos dinero y más tiempo»

Susana Lacostena, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Huesca, asegura que los precios han bajado «un poco» en los últimos años «porque los propietarios cada vez son más conscientes de que les sale más rentable alquilar por menos dinero pero durante más tiempo», afirma.

Lacostena lamenta el cierre de locales, aunque también recalca que un tercio de los que están sin actividad en el centro llevan clausurados ya «mucho tiempo». No obstante, también lo achaca a la carga fiscal «porque subir una persiana cada vez cuesta más dinero». Por ello, pide «todas las ayudas económicas posibles a todas las administraciones para que la gente quiera emprender su propio negocio, porque al final ser comerciante es una de las mejores profesiones», resalta. También anima a los comerciantes a impulsar los «escaparates digitales».

La concejala de Comercio, Nuria Mur, asegura que tienen previsto destinar una partida económica -aún sin concretar- para dignificar los locales cerrados y facilitar así su actividad. En esa misma línea va la rebaja del 5% en la tasa de las licencias de apertura.

De 250 a 750 euros de multa por tenerlos sucios

Mur admite la «mala imagen» que ofrecen algunas calles por el abandono y la suciedad acumulada en estos locales. De ahí que una de las prioridades que se ha marcado es lograr que cumplan con la ordenanza municipal, que en septiembre aprobó una modificación que obliga a tener limpios los locales cerrados cuyo interior sea visible desde el exterior, además de mantener la fachada en condiciones de limpieza, seguridad y ornato. La multa por incumplir esta obligación va de 250 a 750 euros.

Fuente: Heraldo

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos