Saltar al contenido

El empleo se resiente en el pequeño comercio: el sector perdió 11.000 autónomos en 2023 pese a la recuperación de las ventas

La ocupación en el comercio minorista no recupera el nivel prepandemia de trabajadores por cuenta propia.

Comienza la temida ‘cuesta de enero’: estas son las claves para sobrevivir a la subida de precios este mes.

La temporada de rebajas supone un fuerte impulso para el comercio, un sector que no pasa por su mejor momento después de ser el que mayor volumen de autónomos perdiera en 2023. La recuperación de las ventas tras el parón de la pandemia no ha ido de la mano de la reactivación del empleo. La desaparición de trabajadores por cuenta propia refleja un pequeño comercio menguante, frente a la resistencia de las cadenas de mayor tamaño.

Según los últimos datos de afiliación a la Seguridad Social, en España hay 1,94 millones de personas dedicadas al comercio minorista, en concreto, 1,2 millones de mujeres y 747.700 hombres que trabajan en la venta final de productos al consumidor, como por ejemplo en tiendas de ropa, alimentación o electrónica. Representan el 9,33% de los más de 20,8 millones de trabajadores afiliados a la Seguridad Social a cierre de 2023.

El número de ocupados del sector creció un 1,23% el año pasado, con la incorporación de 23.663 nuevos trabajadores, y se mantuvo un 1,06% por encima del volumen de empleados de 2019, antes del parón provocado por la pandemia. Sin embargo, en un mercado laboral en niveles récordde afiliación -en 2023 se crearon 540.000 puestos de trabajo-, las cifras de empleo del comercio minorista reflejan un avance modesto, lastrado especialmente por la desaparición de autónomos.

En concreto, el comercio al por menor perdió en el año que acaba de terminar 10.895 trabajadores por cuenta propia -13.671 si se contabilizan también los profesionales dedicados a la reparación de vehículos-, una evolución que contrasta con el leve incremento del volumen total de autónomos hasta superar los 3,34 millones. El número de trabajadores por cuenta propia se ha reducido en el comercio minorista un 2,22% en el último año, pero la merma se agudiza al comparar la situación del sector con los datos de afiliación prepandemia. Desde 2019, han desaparecido en España 30.308 autónomos dedicados a la venta final, lo que supone un descenso del 5,94%.

Thank you for watching

La pérdida de autónomos no es baladí en un sector en el que uno de cada cuatro ocupados trabaja por cuenta propia y casi la mitad de los comercios no tienen asalariados, según el Directorio Central de Empresas (DIRCE) del Instituto Nacional de Estadística (INE). Si el tejido empresarial español se caracteriza por el pequeño y mediano tamaño de los negocios, en el comercio minorista esta peculiaridad se acentúa: el 82,58% de los comercios cuentan con menos de tres trabajadores asalariados.

En esa línea, la reducción en el número de autónomos se refleja también en el cierre de tiendas. A la espera de que se conozcan los datos oficiales, desde la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de España (UPTA), calculan que 25.000 pequeños comercios bajaron definitivamente su persiana en 2023 y apuntan al efecto devastador para muchos negocios de «la competencia abusiva de las grandes áreas comerciales, la venta online y las grandes empresas de comercialización de productos a distancia».

Impulso en las ventas

Pese a la pérdida de autónomos, el volumen de ventas acumula doce meses con tasas de crecimiento interanuales positivas, una vez descontada la inflación y los efectos estacionales del calendario. A falta de conocer el dato de diciembre, en los once primeros meses de 2023 las ventas al por menor crecieron un 6,3% con respecto al año anterior, impulsadas por la plena reactivación del consumo y la actividad económica. Sin embargo, según los Índices de Comercio al por Menor (ICM) del INE, la recuperación de las ventas fue mucho mayor en las grandes cadenas que en los pequeños comercios, con un crecimiento medio de un 11,2% en las primeras frente a un repunte del 4,1% en las de menor tamaño.

Desde UPTA remarcan que el impulso de la actividad de los pequeños comercios pasa por la implementación de nuevas tecnologías para mejorar los canales de distribución y venta, al mismo tiempo que reclaman mayor atención por parte de las administraciones. «Es vital seguir apoyando al comercio de proximidad, porque permite crear un modelo de consumo mucho más responsable, justo y comprometido con objetivos de sostenibilidad», defiende María José Landaburu, secretaria general de la organización, que reconoce que la mirada de los comerciantes está actualmente puesta en la campaña de rebajas.

La temporada de descuentos promete incentivar no solo el consumo, sino también la contratación. Según las previsiones de Randstad Research, se estima que la campaña posnavideña generará en el arranque de 2024 alrededor de 113.300 puestos de trabajo, un 8,5% menos que en 2023. El centro de estudios estima que el 65% de esos empleos se concentrarán en el sector comercio, donde se calcula que ha sido necesario cubrir unas 73.000 vacantes, que se suman a otras 40.300 en el sector del transporte y logística.

Más allá del empujón de las rebajas, las perspectivas para el conjunto del año no son muy alentadoras por parte de los empresarios. De acuerdo al barómetro recientemente publicado por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), solo el 16,2% de los trabajadores por cuenta propia cree que su facturación crecerá a lo largo del año y tan solo un 8,2% se plantea la posibilidad de aumentar su plantilla con la contratación de nuevos empleados.

Fuente: 20minutos

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos