Saltar al contenido

Las rebajas de enero arrancan con inflación y peores previsiones de gasto y afluencia

La campaña de invierno comienza a medio gas y «totalmente desvirtuada», según las organizaciones comerciales

Los tiempos cambian e, incluso, las rebajas de enero, a pesar de ser uno de los momentos más esperados del año por los consumidores, ya no son tampoco lo que eran, pese a quienes esperaban en la mañana de ayer la popular apertura de puertas en las grandes superficies. De hecho, según un comunicado de la Confederación Española de Comercio (CEC), se estima que los comerciantes aumenten sus ventas tan sólo un 5% en comparación a las anteriores rebajas de invierno, en un ligero repunte y acorde al leve incremento registrado en el periodo navideño del pasado 2022.

La organización asegura que esta campaña de invierno ya se presenta «totalmente desvirtuada», pues, si bien prevén que las compras de los clientes se concentren en las dos primeras semanas, como ha ocurrido en los últimos años, en realidad se tratará de un periodo breve de compras, debido a «la espiral de promociones que se encadenan a lo largo del año», desde que, en 2012, se liberalizaran las rebajas y se terminase con los periodos obligatorios de descuentos.

Por ello, reclaman «una regulación que garantice que los comercios puedan vender con unos márgenes justos durante un periodo de tiempo limitado y suficiente». Pues, con dicha modificación legislativa, las marcas ya no tienen el deber de esperar a fechas delimitadas en el tiempo para reducir los precios de sus productos. Muestra de ello, es el «Black Friday», que provoca que «las compras de Navidad e invierno se adelanten varios meses», a diferencia del pasado, cuando «la campaña empezaba muy fuerte, ya que los consumidores esperaban a rebajas», explicaba a Efe Eduardo Zamácolapresidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos de la Comunidad de Madrid (Acotex).

Además, el comercio de proximidad estima que el gasto medio por comprador ronde los 75-80 euros, debido al efecto de la inflación en las carteras de los clientes. «Está todo bastante parado», reconocía Zamácola. Una dinámica de zozobra que también ha constatado la Asociación Española de Consumidores (Asecon), que augura en esta campaña un descenso de casi el 13% en el gasto medio de los españoles, respecto al mismo periodo del pasado año.

Un escenario adverso que corroboraba una de esas madrugadoras, que aguardaba el inicio de las rebajas en el Corte Inglés de Preciados: «Me ha sorprendido no encontrar tanta gente», destacaba Irene a Efe. Pese a ello, la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (Anged), patronal de negocios de gran distribución como El Corte Inglés o Ikea, espera un «buen arranque, ante la tendencia «muy positiva» registrada esta Navidad.

Fuente: El Mundo

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos