Saltar al contenido

Los supermercados, a pesar de la inflación, abrieron cerca de 900 tiendas en 2023

Asedas ha destacado el esfuerzo de inversión del sector en un contexto marcado por la inflación de costes. Las compañías han dedicado entre el 5% y el 10% de su presupuesto a mejorar la eficiencia energética.

El comercio minorista alimentario llevó a cabo cerca de 900 aperturas de nueva planta en 2023, según ha informado la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

Además, los asociados de Asedas, entre los que se encuentran MercadonaDiaLidlAldi y Ahorramás, han llevado a cabo cerca de 1.800 eventos de inversión, entre aperturas y reformas.

En concreto, las empresas han dedicado entre el 5% y el 10 % del total de su presupuesto a mejoras en eficiencia energética, según el análisis difundido por Asedas.

«En un entorno de enorme competitividad, el crecimiento de las empresas se ha mantenido, incluyendo modelos de asociacionismo y pequeñas cadenas que, apoyadas por las centrales de compra, han consolidado su fortaleza económica, lo que incluye capacidad de negociación financiera, muy necesaria ante las grandes inversiones en economía circular que el sector tiene por delante», ha explicado la asociación en comunicado.

Esta fortaleza financiera y la inversión e innovación tecnológica son dos de las cinco claves para el sector de la distribución que ha identificado Asedas de cara a 2024, un año que, en general, califica como de «incertidumbre» debido a los costes de producción de alimentos.

Asedas ha querido subrayar el papel de los 615 cash & carry repartidos por toda la geografía española, ya que «contribuyen a cubrir el alza del consumo extra doméstico de alimentación que se viene registrando desde 2022», y que ha crecido el 6,1% en volumen y el 11,5% en valor, alcanzado unos 33.887 millones de euros, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Otra clave es el incentivo al consumo que proporciona la enorme variedad de surtido de los supermercados españoles. Gracias a esto, son capaces «de responder a dietas adaptadas al modo de vida de cada persona o familia».

En este sentido, ha destacado el papel de la alimentación fresca, que representa el 37% del volumen del consumo en España y «se ha consolidado como un elemento de competitividad y diferenciación».

Finalmente, Asedas destaca que la formación de los empleados de los supermercados, así como «su bienestar y su proyección de futuro hacia retos como la digitalización» van a ser protagonistas en este año.

Fuente: foodretail

AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos